29 de mayo de 2013 / 01:45 a.m.

 Ciudad de México • La Unión de Trabajadores Afectados y Defraudados (UTAD) por el FOVISSSTE exigieron que se respeten sus escrituras y se detengan los procesos penales en su contra, luego de que mil 180 trabajadores que adquirieron créditos hipotecarios para comprar una casa en los años 2007 y 2008 fueron acusados de fraude.

Carmen Silva, integrante del UTAD, señaló que el Fondo de la Vivienda del ISSSTE en 2011 solicitó por carta personalizada pagar en una sola exhibición “lo que ellos llamaron demasía, a 4 mil 846, amenazándonos con proceder penalmente en nuestra contra. Acusa penalmente a mil 180 trabajadores por fraude, fueron consignados 46, todos ellos empleados de PGR y en el año 2012, dos trabajadores de CONACULTA”.

Silva precisó que los empleados son acusados de falsificar los documentos que entregaron para el otorgamiento de los créditos, y que las supuestas demasías van desde los 100 mil hasta los 300 mil pesos.

Comento que en octubre de 2012 se emitió la Recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos humanos, en la cual señala en el punto 54 que la entrega de los documentos se realizó por medio de las SOFOLES.

En el punto 55 de esta misma Recomendación hace mención que las SOFOLES “tenían el deber de validar la información contenida en los mismos”.

En tanto, la UTAD manifestoo que no falsificoo los documentos y que solo los trabajadores solo quisieron adquirir una casa para su familia, por lo que nunca han dejado de pagar lo que por Ley les corresponde.

Por ello solicitaron respeto a su contrato, exigieron que se retiren las órdenes de aprensión y pidieron que se investigue y se castigue a los funcionarios responsables de este fraude del que son víctimas 4 mil 846 familias mexicanas. 

— NORMA PONCE