21 de mayo de 2013 / 10:35 p.m.

Ciudad de México • Standard & Poor`s (S&P) pronosticó un buen desempeño financiero para el sistema bancario mexicano en 2013, debido a un sano flujo de ingresos, aunque precisó que seguirá monitoreando la expansión en el segmento de consumo para evaluar cualquier agresividad que pudiera debilitar la sana calidad de activos actual del sector.

La calificadora internacional señaló que el sistema bancario mexicano se expandió en 12.2 por ciento durante 2012 ante un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.9 por ciento y las expectativas económicas favorables en el país.

De acuerdo con cifras recientes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el primer trimestre del año los 21 Grupos Financieros en el país reportaron un crecimiento de 33.4 por ciento en sus ganancias netas comparado con igual periodo del año previo, derivado de una mejora en su margen financiero, resultados por intermediación y otros ingresos.

En un nuevo reporte regional sobre los bancos latinoamericanos, S&P expuso que el principal impulsor de la banca en México fue el aumento de 20 por ciento en el otorgamiento de créditos al consumo, el cual estima crezca al mismo ritmo en 2013.

"Proyectamos un crecimiento de la cartera de crédito total similar al de 2012, sin cambios significativos en la combinación de créditos del sistema", añadió la evaluadora de riesgo crediticio.

También consideró que la capitalización ajustada al riesgo del sistema bancario mexicano es suficiente para hacer frente al crecimiento que espera; mientras que la generación interna de capital continuará respaldando la expansión del crédito.

Mencionó que el desempeño financiero se mantuvo en buen nivel, pues el total de los ingresos operativos aumentaron en 12.8 por ciento, lo que derivó en un aumento de 20.5 por ciento en la utilidad neta.

Ello dio lugar a un retorno a activos promedio (ROAA, por sus siglas en inglés) de 1.5 por ciento, uno de los más altos de América Latina, precisó en el reporte "Desempeño financiero de bancos latinoamericanos se mantuvo adecuado en medio de la favorable economía regional".

Destacó que pese a un mayor otorgamiento de crédito al consumo, la calidad de los activos se mantuvo adecuada, y refirió que el total de activos improductivos se ubicó en 2.7 por ciento, con pérdidas crediticias de un 1.8 por ciento.

Por otra parte, resaltó que el desempeño de la mayoría de los bancos en América Latina en 2012 se benefició de la buena expansión económica en la región, excepto los brasileños, cuyo crecimiento fue respaldado por el gobierno a través de sus políticas contracíclicas.

"La mayor parte de las carteras de crédito de los bancos regionales crecieron entre 10 y 15 por ciento en 2012, y los indicadores de rentabilidad y capitalización ajustada por riesgo permanecieron dentro de las expectativas de nuestro escenario base", dijo Arturo Sánchez, director en S&P.

Sin embargo, advirtió que la mayor parte de esta expansión se produjo en el segmento de consumo, "que tiende a presentar más riesgos que otros sectores".

El directivo agregó que aunque las expectativas económicas para América Latina siguen siendo favorables, la firma calificadora monitoreará las metas de crecimiento de los bancos en 2013 y 2014, sobre todo en el segmento de consumo.

La compañía también apuntó que durante 2012 se presentó cierto deterioro en la calidad de activos derivado del mayor otorgamiento de créditos al consumo, pero indicó que tanto los activos improductivos como las pérdidas crediticias se encuentran en niveles manejables.

NOTIMEX