22 de mayo de 2013 / 03:09 a.m.

Monterrey.- • El reciente Plan Nacional de Desarrollo (PND) no atiende los puntos estratégicos para el desarrollo económico del país, indicó Roberto Gallardo, director de la Asociación Nacional de Empresarios Independientes (ANEI).

En su opinión, el PND omitió estrategias en cinco puntos que consideran prioritarios para el desarrollo productivo del país, que son la sobrevaluación de la moneda, el que los monopolios públicos sean utilizados para recaudar, oligopolios impunes, altos gastos gubernamentales y una banca renuente a otorgar crédito.

"Si no se resuelven esos problemas no se va a detonar la inversión ni tampoco el empleo, no se va recuperar el poder de compra y, si no se recupera el poder de compra, el país seguirá fregado", dijo.

Resaltó el que los monopolios públicos, como Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad, no sean considerados dentro de los ejes centrales del crecimiento de la planta productiva en México, permite que estas empresas mantengan altos costos de los energéticos, lo cual frena el desarrollo de la industria.

"En relación al crecimiento, no vemos que ese plan (PND) vaya a ser la solución para México, estamos a tiempo de que el gobierno adopte un punto de vista más pragmático", dijo.

Agregó que tampoco se incluyó en el PND una premisa que indique una mayor apertura del sistema bancario nacional a la otorgación de más créditos y más baratos.

"La banca mexicana tiene utilidades extremadamente altas sin prestar. Ellos obtienen el 39 por ciento de sus ganancia a través de comisiones altísimas, son como 12 mil millones de pesos anuales de puros intereses del Fobaproa, pues nunca van a arriesgar", añadió.

Por el contrario, Guillermo Dillon, director de la Caintra, celebró la presentación de este documento.

"Celebramos el proceso, el ejercicio y estaremos atentos a la implementación, finalmente, eso es lo más importante".

Enfatizó en que con el PND se genera confianza, lo cual podría generar mayores índices de inversión en el país.

"Hay mucho más apetito por invertir en México, con las debidas reservas en la red nacional de gasoductos y la incertidumbre de lo que va a venir de la reforma fiscal, el resto del clima empresarial es favorable".

"Creemos que lo mismo va a suceder con el Plan Nacional de Desarrollo y eso será de gran beneficio para todos los sectores productivos, y también muy en particular para los más desprotegidos", finalizó.

DANIEL ANGUIANO