REDACCIÓN | @mmdeportesmx
7 de marzo de 2016 / 07:57 a.m.

Tigres alzó la voz ante la Liga MX al protestar y mandar sus observaciones sobre la falta de garantías que hubo en la planeación de la seguridad en torno al Clásico 106.

Desde el miércoles Tigres mandó sus observaciones a la Liga en relación al operativo del Clásico 106, en donde vaticinaban una descordinación para llevar a cabo el inicio.

Una fuente allegada, informó a MULTIMEDIOS DEPORTES sobre el descontento del club felino por tantas anomalías, broncas y conatos de inseguridad que se suscitaron alrededor del nuevo estadio del Monterrey, antes y después del encuentro.

Aunque afortunadamente ninguno llegó a ser grave, fueron muchos los detalles negativos que ocurrieron en torno a la planeación de la seguridad, antes, durante y después del clásico.

Una hora y media antes del duelo, integrantes de los Libres y Lokos chocaron con los de La Adicción. Los aficionados de Tigres iban custodiados; sin embargo, se salió de control el hecho que se toparon con la barra contraria, algo no presupuestado.

El resultado final del conato de bronca fue el de un policía herido; además, de una fotógrafa lastimada al ser golpeada por una de las piedras en su rostro, mismas que comenzaron a volar a la hora del choque entre barristas.

Una víctima más de la poca seguridad fue el Ingeniero Alejandro Rodríguez, Presidente de Tigres. El directivo iba llegando al inmueble en su camioneta cuando fue rodeado por aficionados Rayados, en su mayoría barritas, que comenzaron a insultarlo.

Los pseudoaficionados aprovecharon para rayar, golpear, abollar, escupir y patear el automóvil donde se trasladaba el Presidente auriazul; además de insultarlo fuertemente.

Otra de las quejas que interpuso Tigres en su protesta ante la Liga MX fue que el palco donde fueron asignados los directivos felinos estaba del otro costado al vestidor visitante, lo que hacía que el traslado fuera largo y entre afición del Monterrey que aprovechó para insultar a la plana mayor de Sinergia.

30 detenidos, conatos de bronca en interior y exterior del estadio, fue parte de la protesta de seguridad que hace Tigres ante las autoridades del futbol de las que espera en las próximas horas una respuesta que asegure mejor y mayor seguridad para el futuro.