11 de julio de 2013 / 01:49 p.m.

México• La reforma energética podrá aportar hasta 1.7 puntos porcentuales adicionales al crecimiento del producto interno bruto, consideró el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

En la presentación del estudio “Nos cambiaron el mapa: México ante la revolución energética del siglo XXI”, Juan Pardinas, director general del instituto, agregó que una adecuación a la ley que sea integral y profunda tendrá la capacidad de generar hasta 310 mil 230 empleos formales al año.

Lo anterior equivale a un incremento de más de 50 por ciento en la masa laboral respecto a las 600 mil plazas estables que se produjeron a lo largo del año pasado.

De acuerdo con el titular del Imco, la inversión extranjera directa también se verá beneficiada, pues la previsión es que pase de los 21 mil 864 millones de dólares registrados en 2010 a 87 mil 623 millones hacia 2030, lo cual significa un aumento de 332 por ciento en un lapso de 20 años.

Añade que, en el mismo sentido, el ingreso per cápita de las personas tendrá movimientos positivos, pues pasará de un promedio de 11 mil 242 dólares a 15 mil 579 dólares en 2030.

Sin embargo, el director del instituto recalcó su total oposición a cualquier modelo de iniciativa que busque la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex), pues la reforma debe ir en el sentido de elevar la competencia.

Enfatizó que en los últimos años la economía ha permanecido estancada debido a la falta de reformas estructurales, lo que a la postre se verá en la pérdida de competitividad industrial frente a Estados Unidos.

La tendencia mundial muestra que la producción de hidrocarburos de EU rebasará su consumo entre 2017 y 2018, con lo que por primera vez en mucho tiempo tendrá un superávit, lo que le permitirá transitar primero a la independencia y luego a convertirse en un exportador.

Pardinas señaló que, con base en su estudio, se puede concluir que México es el país más cerrado en materia energética, por lo que externó su preocupación de que en los últimos ocho años la producción del país ha caído 25 por ciento.

Para el director general del Imco, la reforma energética implica una reforma constitucional, pues será necesario adecuar los artículos 25, 27 y 28 de la carta magna; sin embargo, los cambios deben operar bajo la máxima transparencia, de lo contrario no se reflejarán de manera adecuada.

De lograrse una reforma exitosa, estima que las reservas de petróleo pueden llegar a triplicarse, mientras que las de gas alcanzarán hasta seis veces los niveles actuales.

Si se logra el objetivo de llegar a estas cifras, Juan Pardinas asegura que México no solo “dejará de importar gas, sino que se volverá un exportador importante”.

Aunque enfatizó que el éxito de una eventual reforma energética dependerá principalmente de la cantidad de inversión que haga llegar al país y los dividendos que ésta le genere a las arcas del gobierno mexicano

En su participación, Valentín Díez Morodo, presidente del Imco, dijo que el sector energético se encuentra sumergido en una crisis, por lo que es necesaria una transformación, sobre todo si se toma en cuenta que el mundo vive una nueva era en materia de hidrocarburos.

Comentó que el momento que vive el país es adecuado para una reforma, pues existe un consenso general.

Si bien acepta que hay diferencias importantes respecto al actual sistema, asegura que “ninguna voz seria afirma que es sano o sustentable”.

Evalúa que al menos en los próximos 30 años el principal recurso energético seguirá siendo el petróleo, más adelante existe incertidumbre, y recordó el caso del carbón, fundamentales en su momento, pero que a la fecha su valor decayó de manera considerable.

ClavesNingún avance

México ocupa la posición 32 dentro del estudio sobre los países con mayor competencia realizado por el Imco, por lo que en el último reporte sigue en el mismo lugar.

El instituto reveló que dentro de los subíndices que califica, el país ha mostrado avances en economía, rubro donde ascendió nueve lugares; mientras que en sociedad lo hizo en dos, aunque bajó nueve peldaños en lo que se refiere a gobierno.

El nulo avance es producto principalmente de la falta de capacidad para registrar un crecimiento sostenido con base en el incremento del sector productivo.

BRAULIO CARBAJAL