REUTERS
19 de abril de 2013 / 10:49 p.m.

Estados Unidos • Reguladores estadunidenses aprobaron el viernes un sistema de baterías renovado para el Dreamliner 787 de Boeing, un paso crucial para que estos aviones de última tecnología vuelvan a volar después de que fueron retirados de servicio en enero por el sobrecalentamiento de sus baterías de iones de litio.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) dijo que aprobó un paquete de minuciosos cambios de diseño, una medida que permitirá a Boeing Co emitir un boletín de servicios y realizar reparaciones a la flota de 50 aeronaves de propiedad de ocho aerolíneas en todo el mundo.

Otros reguladores del mundo también deben aprobar el nuevo diseño del sistema de baterías de Boeing, pero se espera que lo hagan rápidamente después de conocida la autorización de la FAA.

La medida de la FAA casi pone fin a una suspensión de vuelos que ha costado a Boeing un total estimado de 600 millones de dólares, detuvo sus entregas de nuevos aparatos y obligó a algunas aerolíneas a pedir prestados aviones alternativos.

La agencia también dijo que el avión conservará su permiso para volar por hasta 180 minutos sobre zonas remotas y océanos una vez que los reguladores de Estados Unidos permitan que el Dreamliner regrese a volar.

Hubo rumores de que se reduciría el rango de vuelo aprobado del avión, conocido como ETOPS, lo que habría limitado el uso del jet de consumo eficiente de combustible.

El presidente ejecutivo de Boeing, Jim McNerney dijo que los beneficios prometidos del 787 "permanecen totalmente intactos".

La reacción del sector aeronáutico fue amplia y de beneplácito.

"¡Estamos de vuelta en el negocio, nena!", escribió en su cuenta en Twitter Washington Aerospace Partnership, un grupo de líderes de negocios, sindicales y de autoridades locales que apoyaba a Boeing.

"Este es un buen paso adelante", dijo United Airlines en un comunicado. United es la única aerolínea de Estados Unidos con aviones 787 y planea sumarlos a su programa de vuelos desde el 31 de mayo.

Los planes de lanzar un servicio desde Denver al aeropuerto Narita de Tokio están previstos para el 10 de junio, pero dependen de que se completen las modificaciones para entonces, agregó.

CAMBIOS ANTES DE VUELTA DEL 787

La FAA explicó que la próxima semana dirá a las aerolíneas qué cambios hacer y publicará una orden que "permitirá que el 787 vuelva al servicio con las modificaciones al sistema de baterías".

La orden entrará en vigor en cuanto sea publicada, dijo la agencia.

Mark Rosenker, quien encabezó la Junta Nacional de Seguridad del Transporte bajo el Gobierno de George W. Bush, dijo que la FAA claramente piensa que los cambios propuestos por Boeing evitarían mayores problemas.

"Es una buena noticia para Boeing, es una buena noticia para las aerolíneas y debería darle a los viajeros un sentido de seguridad, confianza y bienestar", afirmó Rosenker, quien agregó que espera que las compañías reanuden los vuelos en los aviones 787 para mayo.

El analista de aviación de Teal Corp Richard Aboulafia dijo que Boeing aún podría tener problemas con otros reguladores internacionales y la NTSB, que sostendrá una audiencia sobre los problemas de las baterías la próxima semana.

"Aún no salen de los problemas, pero este es un paso importante. Ahora es solo cuestión de cuán rápido pueden instalar el sistema", comentó.

Aboulafia afirmó que Boeing también enfrenta reclamos de aerolíneas por los tres meses que sus aviones permanecieron en tierra, que agravaría los costos más altos que lo esperado en el lanzamiento del nuevo avión.

Boeing había previsto gastar alrededor de 4 mil a 5 mil millones de dólares en la nueva composición del avión, pero el costo ahora era más cercano a 20 mil millones de dólares, aseguró.

"Esto sólo ha sido un aumento de dolor por sobre un montón de otros dolores", dijo Aboulafia.

Gran parte del cambio de diseño ya es bien conocido, gracias a las detalladas descripciones del sistema que Boeing hizo a sus clientes, a legisladores y a los medios.

Antes de que los aviones puedan volar, deben ser equipados con un sistema de "contención y ventilación" para las dos baterías de iones de litio que utiliza el 787, dijo FAA. Eso incluye una caja de acero inoxidable para evitar que calor, humo o llamas se propaguen si una batería se recalienta en vuelo.

La baterías y sus cargadores también deben ser reemplazados por componentes diferentes, dijo la FAA.

Equipos de Boeing en todo el mundo estaban listos para reparar rápidamente los aviones. La compañía también ha estado realizando vuelos regulares del 787 para probarlo antes de su entrega, un proceso que acelerará el despacho del 787 a clientes que han estado esperando mientras los vuelos de la nave estaban suspendidos.

Al aprobar los cambios, la FAA está señalando que cree que la reparación de Boeing es suficiente para lidiar con los riesgos de incendio a bordo.

Sin embargo, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) sigue investigando qué provocó que una batería se incendiaria en un avión de Japan Airlines que estaba estacionada en el aeropuerto de Boston.

La NTSB, el mayor investigador de accidentes del transporte en Estados Unidos, realizará una audiencia de dos días la próxima semana para intentar llegar al fondo de cuál fue la causa que provocó el incendio.

Boeing ha dicho que su cambio de diseño toma en cuenta más de 80 potenciales causas de incendio, y por lo tanto es más rigurosa que si se hubiese hallado una única causa.

El viernes, la NTSB dijo que llamaría a funcionarios de alto rango de la FAA y Boeing a testificar en la audiencia.

La agencia también ha llamado a funcionarios de Thales SA , la compañía francesa que fabrica el sistema de baterías, y de GS Yuasa Corp, la firma japonesa que elabora las baterías.