EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
2 de octubre de 2017 / 05:47 p.m.

El Tigres contra Chivas tenía antecedentes de una final de liga reciente disputada y provocaba morbo de por sí, pero el desarrollo del juego dejó dudas del lado amarillo, a pesar de la alegría al final.

Ricardo Ferretti decidió repetir la alineación que utilizó ante Tijuana, de nuevo Valencia, Vargas y Gignac estuvieron al frente; Carioca, Dueñas y Aquino en medio y en la defensa Torres Nilo y Chaka por fuera, Ayala y Juninho por dentro.

La sorpresa más importante en Chivas fue la titularidad de Alan Pulido tras su lesión sufrida con la Selección que enfrentó la Copa Oro; Rodolfo Pizarro sigue siendo el jugador que mejores aspectos positivos crea para el Rebaño.

Mirar el primer tiempo nos dejó claro que Tigres estaba pasando por uno de sus momentos de menor control, y que Chivas estaba teniendo el mejor partido en lo que iba de la temporada, e incluso Matías Almeyda lo mencionó al final del juego. Una mezcla de intensidad, posesión de balón y secuencias de pase dinámicas les hicieron crear un juego agradable, tuvieron el 59% de posesión y dos disparos a portería resueltos por Nahuel Guzmán, pero terminaron en cero.

Una lesión de Pulido por un golpe de Ayala le dio a Tigres una ventaja, Chivas perdió a uno de sus mejores futbolistas a los 48 minutos e ingresó Saldivar. Después salió el lateral Hernández e ingresó Brizuela y al minuto 64 ingresó Godínez en el lugar que tenía López: No habían transcurrido 70 minutos y Almeyda ya llevaba sus tres cambios, se notaba que a Chivas se le complicaba y Tigres mejoraba un poco.

La tenencia del balón en la segunda parte estuvo pareja en un 50%, pero Chivas no volvió a tirar al arco en gran parte por las labores de recuperación de los mediocampistas, y además de anular a Rodolfo Pizarro. Tigres buscó atacar por la vía del contragolpe, tiró 10 veces con tres de ellos llevando dirección al arco. En tiempo añadido, hubo un penal sobre Enner Valencia que Juninho convirtió en anotación.

De nuevo Tigres no es el equipo dominante que conocíamos, pero logra sacar el resultado. Mismo caso que frente a Tijuana, esto le ha valido para tres victorias en los últimos cinco juegos, aprovechándose de las deficiencias de un rival que queda prácticamente fuera de la competencia por liguilla.




gw