7 de marzo de 2013 / 03:35 p.m.

Ciudad de México • El índice nacional de precios al consumidor registró en febrero de 2013 su mayor variación para un mes similar desde hace tres años luego de registrar un incremento de 0.49 por ciento, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

De acuerdo con el reporte mensual, la inflación anualizada en el segundo mes del año concluyó en 3.55 por ciento, lo que significó un repunte de la variable macroeconómica, luego de que en enero alcanzara un nivel de 3.25 por ciento.

De esa manera, la trayectoria de la inflación interrumpió un proceso de desaceleración, misma que comenzó en septiembre del año pasado, cuando el indicador llegó a estar en 4.77 por ciento.

El repunte de la inflación es un cambio que las autoridades monetarias ya tenían previsto, pues recientemente el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, anunció que los precios podrían tener un cambio de dirección, aunque aclaró que esto sería temporal y que en el segundo semestre del año volvería a descender y colocarse en el intervalo que tiene por objetivo.

Hay que recordar que la meta del instituto central del país es una inflación de entre 3 y 4 por ciento.

El consenso de analistas tenía contemplado este cambio en su trayectoria, por lo que su previsión era que el indicador terminara en 3.58 por ciento, es decir, que estuvo ligeramente por arriba del dato oficial.

Por su parte, el índice de precios subyacente presentó un crecimiento de 0.51 por ciento, para ubicar su tasa anual de 2.96 por ciento.

Este componente es considerado un mejor parámetro para medir la inflación, pues elimina los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, o bien que su proceso de determinación no responde a condiciones de mercado.

Es decir, que del grupo de la canasta que se mide en la inflación general, en la subyacente se excluyen los agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno.

El INEGI informó que los genéricos con mayor incidencia en la inflación y que presentaron el mayor alza de precios en febrero fueron servicio de telefonía móvil, gasolina de bajo octanaje, derechos por el suministro de agua, vivienda propia, cebolla, tomate verde, cigarrillos, papa y otros tubérculos, plátanos y loncherías, fondas, torterías y taquerías.

En cambio, bajaron de precio bienes y servicios como jitomate, huevo, frijol, electricidad, carne de cerdo, productos para el cabello, lociones y perfumes, detergentes, azúcar y manzana.

Finalmente, la canasta básica de consumo, donde se agrupan 80 productos indispensables de la dieta de los hogares mexicanos, presentó un incremento mensual de 0.65 por ciento en febrero, con lo que se situó en 3.95 por ciento.

Dicho cambio se compara favorablemente respecto al mismo periodo de 2012, cuando entonces las variaciones fueron de 0.48 y 5.85 por ciento, respectivamente.

ALBERTO VERDUSCO