12 de junio de 2013 / 07:20 p.m.

Ciudad de México• Para recaudar más, México debería enfocar su reforma tributaria en varios impuestos, establecer tasas más altas a las actuales y crear nuevos gravámenes, estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La directora Adjunta de Impuestos de la OCDE, Grace Pérez-Navarro, consideró que ante la baja recaudación de México, la reforma fiscal a discutirse en los próximos meses debería enfocarse en varios impuestos, como el IVA, el ISR y el predial.

"No van a poder solucionar el problema con un sólo impuesto, así que van a tener que establecer unos impuestos más altos de los que ya tienen y, a lo mejor, unos impuestos nuevos", agregó.

Al participar en el Seminario Internacional "Política tributaria: Desafíos y tendencias", en la Cámara de Diputados, apuntó que México sólo recauda el 30 por ciento del potencial recaudatorio del IVA.

Refirió que en 2010, la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en México alcanzó sólo 3.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), la más baja a nivel de la OCDE y la segunda más baja en América Latina, donde el promedio es de 6.0 por ciento.

"Se debería analizar como parte de la reforma fiscal, cómo aumentar los ingresos percibidos del IVA y buscar otras formas más eficientes para apoyar a los más desfavorecidos", añadió la especialista del organismo internacional.

Asimismo, opinó que México debería seguir la tendencia internacional de "desmantelar" los subsidios a la energía, porque fomentan un mayor consumo energético y desalientan las inversiones en eficacia energética.

Asimismo, planteó la permanencia del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) porque "es muy útil y ha sido muy exitoso", y por ahora sería bueno seguir con este gravamen y tal vez incrementar su tasa para evitar abusos y la reducción de los ingresos.

Destacó que como nunca antes, México tiene una oportunidad histórica para construir consensos que permitan impulsar reformas fiscales para proporcionar una base financiera sólida y enfrentar las necesidades de gasto y los retos económicos y sociales.

Opinó que el Pacto por México y el Plan Nacional de Desarrollo sientan las bases para promover los cambios necesarios, "ahora el reto será transformar esta voluntad política en decisiones y políticas concretas para llevar a México a su máximo potencial".

Insistió en que la recaudación de México es "demasiado baja", pues en 2010 obtuvo ingresos tributarios por el 18.8 por ciento del PIB, mientras que el promedio de los países de la OCDE era 34 por ciento y si se eliminan los impuestos relacionados con el petróleo, México recaudó sólo el 14 por ciento.

La especialista de la OCDE indicó que de acuerdo con información preliminar de 2011, parece que México recaudo 19.7 por ciento del PIB, todavía muy por debajo del promedio de la OCDE.

Pérez-Navarro mencionó que el desempeño económico del país en los últimos 20 años "no ha estado a la altura de sus posibilidades", si se compara con el desempeño de otras economías emergentes.

Para mejorar la capacidad productiva y fomentar el crecimiento, México debería continuar con el aumento del gasto en infraestructura, educación y el sistema de salud, para lo cual hay que recaudar más y reducir la dependencia de los ingresos petroleros.

Mencionó que los principales retos fiscales en México son: reformar el sistema tributario para recaudar más, y reducir las desigualdades mediante reformas por el lado de los ingresos y del gasto.

Además de reformar el sistema de financiamiento de los estados y el federalismo fiscal; mejorar la calidad medio ambiental y los incentivos para operar en la economía formal, así como mejorar el clima de negocios, indicó.

NOTIMEX