DIEGO ARMANDO MEDINA - @DGOARMANDO
16 de septiembre de 2015 / 04:56 p.m.

Por haberle quitado la expulsión y por ende la suspensión en el clásico regiomontano, Jürgen Damm se mostró muy contento y así ilusionado con jugar su primer derbi ante Rayados.

“Muy agradecido porque se me quitó la expulsión. No me gusta hablar del arbitraje, son seres humanos que se pueden equivocar. Creo en esta ocasión se equivocó, pero se pudo revisar (la jugada) y se hizo justicia. Gracias a Dios voy a poder jugar el clásico”, dijo.

El volante felino reconoció que, al ver el cartoncillo rojo, se descontroló pues era consciente de las consecuencias que acarrearía perderse el duelo contra Rayados. Sin embargo, reiteró su tranquilidad por saber que procedió la apelación de la directiva.

¿Qué sentiste en el momento que te expulsaron?

“Me saqué de onda, sentí mucha frustración y tristeza. En ese momento se me vino todo encima, pensé en el Clásico. Aquí (en Tigres) tenemos normas y se tienen que cumplir, no tenemos que salir expulsados en ningún partido, hay mucha competencia en el equipo y no jugar el partido y que entre otro a lo mejor puedes perder tu lugar, entonces en ese momento piensas en todo”, expresó Damm