20 de marzo de 2013 / 12:53 p.m.

México • Las organizaciones que conglomeran al sector del autotransporte mantienen opiniones encontradas sobre la regulación de los pesos y dimensiones de los camiones de carga, específicamente de los fulles (o remolques) recurso al que se le ha señalado como los principales responsable de los constantes accidentes carreteros.

No obstante, para otra parte del sector, la actual vigencia de la NOM 012, que desde octubre pasado mantiene una reducción de 4.5 toneladas, puede generar un impacto económico de 26 mil millones de pesos anuales a las empresas privadas que se han visto afectadas por esta medida.

En caso contrario, para los representantes del servicio público federal, es necesario que la medida se implemente de manera definitiva, esto con el objetivo de preservar un estándar idóneo de seguridad en las carreteras del país.

Ante estas posturas, los gremios de transportistas esperan resultados diferentes de las discusiones que se llevarán acabo una vez que en mayo termine quinquenio que mantiene vigente la normatividad de pesos y dimensiones.

En este sentido, Leonardo Gómez, director general de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), aseguró que la norma impuesta en el sexenio anterior ha mantenido una serie de repercusiones negativas para las empresas, toda vez que les ha restado competitividad.

El directivo aseguró que luego de la reducción de 4.5 toneladas al peso de los camiones de carga, el impacto para por lo menos 20 empresas es de 28 mil millones de pesos en un año.

Por ello, los transportistas privados se encuentran trabajando en la recolección de pruebas e información que les permita sustentar que esta disminución en el peso mantiene un impacto económico negativo, no solo en el negocio, sino también para los consumidores finales.

De tal forma que esperan que el actual gobierno les permita cargar nuevamente los 4.5 toneladas que por el momento les son prohibidos.

De manera contraria, tanto Confederación de Transportistas de la República Mexicana (Conatram) como Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) han asegurado que el aumento en el peso y las dimensiones de los camiones son el principal detonante de los constantes accidentes que se registran en las carreteras del país, razón por la cual, la anterior administración renovó la vigencia hasta mayo de este año de la reducción en tonelaje.

Claudio Gallegos, secretario general de la Conatram, aseguró que la exigencia de mantener un peso menor en los camiones fulles, va encaminada a conseguir una mayor seguridad en las carreteras.

“Son intereses encontrados, tanto de la ANTP como de los de Canacar y Conatram, porque mientras aquellos quieren que los carros sean ferrocarriles carreteros, nosotros buscamos lo contrario.”

Aunque la norma solo contempla la reducción de 4.5 toneladas, el directivo dijo que “el peso ideal” sería no mayor a 66.5 toneladas, es decir, por lo menos 13.5 menos en comparación a las 80 que venían cargando hasta antes de aplicarse la norma.

Explicó que a pesar de que en mayo se comienza con las discusiones sobre este tema, es el 31 de abril cuando se termina la vigencia del segundo transitorio de la norma, de tal forma que existirá un “hueco” que debe ser atendido lo antes posible.

No obstante, denunció que hasta el momento las nuevas autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no se han acercado a fin de conocer los diferentes puntos sobre la problemática.

Insistió en que se debe tomar en cuenta que desde la aplicación de la reducción, no se han vuelto a presentar accidentes de la magnitud de los ocurridos en abril de año pasado, uno en la carretera México Toluca, donde murieron estudiantes y catedráticos de la UNAM y el otro en Veracruz que dejo 44 personas muertas, y lo cual llevo a la SCT a reducir el peso que puede circular por las carreteras.

En este sentido, Roberto Díaz Ruiz, presidente nacional de Canacar, dijo que la premisa es no permitir que los camiones circulen con un sobre peso, lo cual también contribuye al deterioro de las carreteras.

ClavesAvisos

Según el Centro de Estudios Superiores del Valle de Iguala, en promedio se registran hasta 4 millones de incidentes al año, los cuales involucran principalmente a los camiones de carga, de pasajeros y vehículos particulares, con pérdidas económicas por casi 150 mil millones de pesos.

Entre los principales problemas que causan accidentes está la errónea clasificación de las carreteras por parte de la SCT.

La clasificación de las carreteras, en A, B y C tiene que ver con las curvas o pendientes con las que cuentan, lo cual dificulta la maniobra de los camiones.

NAYELI GONZÁLEZ