Rubén Almaguer 
16 de septiembre de 2017 / 10:35 p.m.

El que persevera alcanza y esto fue aplicable para el equipo de Tigres Femenil, quien venció a su rival Querétaro por goleada de 4-0, catapultándose una vez más al liderato del grupo y al segundo lugar de la tabla general.

Con dobletes de Liliana Mercado y la regia Nayeli Rangel, las felinas alcanzaron 19 puntos con lo que empatan a Rayadas en el liderato del Grupo 2, pero la diferencia de +26, tiene en la cima del sector a las universitarias y se ubican en el subliderato general, abajo de las Águilas del América.

La racha sin gol que mantuvo la pequeña portera queretana Camila Franco duró 135 minutos, ya que en el agregado del primer tiempo, una mala salida provocó el gol de Nayeli Rangel, que marcó su segundo tanto con el equipo y su primero en el estadio Universitario.

La tónica del partido fue algo similiar a la del juego de la primera fecha en Querétaro, con las felinas dominadoras y con mucha llegada pero sin claridad en el último toque.

Lo más peligroso fue al '45, cuando Jacky Ovalle disparó de fuera del área y estrelló la pelota en el travesaño.

Y justo antes del silbatazo para el descanso, Liliana Mercado envió pelota al área donde Nayelli Rangel sorprendió a la zaga y ante una salida tardía, le ganó con la cabeza la bola que ingresó despacio a las redes para el 1-0.

En el complemento las felinas salieron con un chip que dibujaba la portería en su ofensiva en el arco de Franco y al '59, Liliana Mercado fue derribada en el área y el árbitro marcó penal, mismo que cobró la capitana y convirtió en 2-0.

El golpe fue autoritario y con personalidad para las regias y las queretanas sufrieron la expulsión de su técnico Antonio Zamora, luego de varias protestas y reclamaciones fuertes hacia el árbitro central.

Al '75, de nuevo la capitana Liliana Mercado disparó en linderos del área y mandó la bola lejos del lance de Camila Franco para el 3-0.

A cinco minutos de que concluyera el final, Nayeli aprovechó un rebote en el área y disparó con potencia y mando la pelota a guardar a la portería a lo lejos del alcance de Franco para cerrar la cuenta con broche de oro.

AM