REDACCIÓN | @MMDEPORTESMX
3 de diciembre de 2016 / 06:24 p.m.

De la mano de un súper gol cortesía del 'Chino' Zelarayan en el momento más indicado para ponerse arriba en el marcador, los Tigres lograron la victoria y derrotaron 2-1 al León para avanzar a la novena final en toda su historia dentro del futbol mexicano.

Los Tigres sufrieron, estuvieron por momentos abajo en el marcador, incluso en la primera mitad fueron dominados pero terminaron demostrando su poderío ofensivo y con genialidades primero de su figura André Pierre Gignac y después de Lucas Zelarayan, quien regresó de una lesión e ingreso de cambio, terminaron celebrando el pase a la gran final.

La polémica arbitral estuvo presente en el duelo favoreciendo a Tigres y eso lo aprovecharon los dirigidos por Ricardo Ferretti.

Los de casa comenzaron perdiendo pero la tranquilidad la puso Gignac que con el gol ante León llegando a cinco tantos en la liguilla en cuatro partidos, los mismos que anotó en toda la campaña regular, demostrando el francés que está de regreso listo para los últimos dos partidos de la campaña donde buscarán el título.

León fue claramente superior en la primera parte. Sorprendentemente y a pesar de las ausencias de Elías Hernández, que no pudo iniciar, y German Cano que no hizo el viaje, los panzas Verdes impusieron condiciones ante unos Tigres que no podían salir jugando y perdían los balones divididos.

Sin embargo las primeras dos aproximaciones del encuentro fueron para los locales. Primero al 3' con un pelota abanicada por Jurgen Damm dentro del área y después con un disparo desviado pero peligroso mandado por Gignac al 8'.

El show de los Esmeraldas comenzó al 16' después de un golazo de Luis Montes. El 'Chapo' tomó el esférico de fuera del área y con la pierna derecha sacó un 'bombazo' que solo se quedó observando entrar a su portería Nahuel Guzmán, luego de un pequeño desvío de Juninho.

Ahí inició el desconcierto de Tigres y la confianza total de los dirigidos por Javier Torrente. La pelota a partir de ese momento era visitante, las aproximaciones y la sensación de peligro a favor de León.

La media cancha la ganó León, los atacantes de Tigres estaban desaparecidos y el desconcierto en el volcán se sentía en el respirar de cada uno de los 43 mil incomparables que lo llenaron.

Pero a pesar del dominio los de Guanajuato fueron incapaces de crear jugadas claras y las únicas dos que tuvieron las fallaron. Al 43' Fernando Navarro mandó por arriba un disparo lleno de veneno y dos minutos después Mauro Boselli remató de cabeza dentro del área pero a las manos de Guzmán.

Y esas fallas las pagaría caro León en el mismo primer lapso pues en tiempo de compensación apareció la figura de la liguilla, André Pierre Gignac que sigue más que despierto después de su terapia de hipnosis y anotó su quinto gol de la fiesta grande.

El francés por derecha recortó a Burdisso y de izquierda la puso imposible para Yarbrough y aunque estaba en posición de fuera de lugar, aprovechó que el árbitro Cesar Arturo Ramos no lo señaló y así poner el empate.

Todo el volcán celebró un gol que realmente fue inesperado y el técnico Ricardo Ferretti se puso tan contento que mostró una sonrisa de oreja a oreja que pocas veces se le puede ver.

Para el segundo tiempo las cosas no cambiaron mucho. León con la necesidad de marcar un gol se lanzó al frente y estuvo a nada de marcar.

De hecho lo logro al 60' pero el asistente dos Miguel Ángel Hernández Paredes le indicó al central que la pelota había salido en el re centro de Navarro que asistió a Burdisso que ya festejaba el gol.

Los Esmeraldas se sintieron afectados pues ya eran dos jugadas que los afectaron en el marcador. Parece que la desconcentración los invadió y Tigres comenzó a tomar el control del partido.

Y al 77' llegó la jugada del encuentro. Apenas tenía ocho minutos en la cancha y Lucas Zelarayan de derecha, fuera del área marcó un verdadero golZo, el mejor desde que está en Tigres para darle tranquilidad al equipo y despertar a un Universitario que respiraba el temor de una eliminación.

Los minutos finales los controló de gran manera Ricardo Ferretti mandando defensores a la cancha como José Rivas; además 'Tuca' aseguró cumplir mil partidos dirigidos entre Liga y Liguilla pues anoche cumplió 998 y con los dos de la final llegara al millar, que seguro querrá celebrar con un título más en su carrera.

Tigres por tercer año consecutivo llegó a una final en diciembre. En el 2014 la perdió ante América, hace un año la ganó frente a la UNAM y ahora espera rival entre el choque entre Necaxa y América.

Alineaciones:

Tigres: Nahuel, Juninho, Ayala, Gutty, T. Nilo, Pizarro, Dueñas, Aquino, Damm, Sosa y Gignac.

León: Yabrough, Velarde, Burdisso, Navarro, Novaretti, Burbano, Montes, López, Valdéz, Boselli y Moralez.