Roberto flores | @betoflores67
1 de abril de 2017 / 06:20 p.m.

Tigres no sólo perdió 0-1 ante el peor León de los últimos años, sino además dejó casi en nada las aspiraciones de clasificar y refrendar el campeonato conquistado el torneo anterior.

Un contragolpe de Elías Hernández al minuto 67' bastó a los Panzas Verdes para llevarse una victoria de oxigeno puro, aunque no lo saca del sótano de la tabla, mientras que los regios se quedaron en 12 unidades y cada vez más lejos de la zona de Liguilla.

Todo hace indicar que los Tigres tendrán que enfocar sus baterías en la Concachampions, donde buscarán su boleto a la Final al visitar a Vancouver en la Vuelta de la Semifinal, donde lleva ventaja de 2-0.

El triunfo era imperante, más ante un rival que parecía a modo y venía sin dos titulares importantes, Mauro Boselli y Diego Novaretti, suspendidos, además de la lesión de Germán Cano.

Ricardo Ferretti sorprendió al dejar en la banca al chileno Eduardo Vargas y puso en su lugar a Lucas Zelarayán, buscando más dinámica en medio campo y la posibilidad del disparo de media distancia, previendo que los del Bajío vinieran a jugar metidos en su zona.

Y así fue. El técnico de La Fiera, Javier Torrente, sabedor que su puesto estaba en riesgo si perdía, planteó un juego a esperar a los regios, a copar el medio campo y buscar aprovechar algún error o una descolgada.

Tigres fue amo y señor del juego, tenía la pelota y llegaba por los costados con Javier Aquino e Ismael Sosa, además de que por en medio Zelarayán buscaba conectarse con André Pierre Gignac que tenía la marca pegajosa de Juan Cornejo y Juan González.

Sin embargo, a los de Ferretti les faltaba movilidad, tocar de uno o dos toques la pelota. Hacían predecible su accionar ofensivo. Al 9' Zelarayán avisó en un tiro libre.

Luego al 16' vino un centro por derecha de Sosa que Jesús Dueñas llegando de atrás remató de cabeza, pero por un costado; al 25' Aquino salió en velocidad por la izquierda, se metió al centro y sacó un disparo que apenas salió desviado.

La más clara llegó al 31'. Gignac jugo de poste en un saque de banda, cedió de primera a Dueñas, quien a la entrada del área sirvió en bandeja de plata al "Chuco" Sosa quien voló su remate, dejando ahogado el grito de gol en la tribuna.

Cinco minutos después León tuvo la que buscaba. En una pared entre Christian Valdez y Carlos Peña, el "Recodo" quedó solo ante Nahuel Guzmán, quien providencialmente desvió con su pie izquierdo el remate salvando su meta.

Gignac estuvo cerca en un tiro libre al 44', pero ya no hubo nada en la primera parte y el campeón se fue al descanso sabiendo que si no lograba el gol que le diera el triunfo, el tren de la Liguilla empezaría a alejarse definitivamente.

Por ello, el "Tuca" envió al chileno Eduardo Vargas para el complemento en lugar del "Chaka" Rodríguez, pasando Dueñas a la lateral derecha. Por su parte León se mantuvo igual.

Tigres seguía encima, machacando a la zaga leonés, pero no aparecía la claridad, si había un poco más de movilidad, pero aún no era suficiente. Al 52' se reclamó un supuesto penal sobre Gignac que el árbitro Roberto Ríos no concedió.

León no salía de su propio terreno, pero los campeones no encontraban la fórmula para anotar y además caían en desesperación. Y para colmo en un contragolpe al 67' Elías Hernández marcó el 0-1 para los visitantes.

Con la ventaja, Torrente sacó a su único delantero, el "Gullit" Peña y mandó al colombiano Alexander Mejía a cerrar aún más los espacios.

Tigres arriesgo más al ir por el empate, que de nada le servía, y eso al León le dejaba abierto para otro contragolpe. Ferretti sacó a Zelarayán y mandó a Alberto Acosta, para después enviar a Damián Álvarez por Torres Nilo.

Al 80' Gignac hizo una pared con Aquino, que estaba de lateral izquierdo, y el oaxaqueño estuvo cerca de la igualada.

Tigres tenía en papel mucho parque ofensivo en la cancha, pero jugaba a 20 kilómetros por hora, no había sorpresa por ningún lado, todo era predecible y podían haber seguido jugando una hora más y no iba a caer un gol.

Al final se consumó otra derrota en este torneo donde la defensa del campeonato le está quedando muy grande y van encaminados a un fracaso del tamaño del Cerro de la Silla en la Liga, aunque todavía le queda el consuelo de una muy probable Final en Concachampions.