13 de marzo de 2013 / 02:16 p.m.

México • La calificadora estadounidense Standard & Poor’s revisó la perspectiva de la nota soberana de largo plazo de México al pasar de estable a positiva, esto por la mayor probabilidad a la aprobación de políticas y reformas estructurales.

Actualmente, la nota del país es BBB y con la revisión de la empresa México aspira a alcanzar la BBB+, nivel que tuvo entre 2007 y 2009.

Cabe recordar que en diciembre de 2009 Standard and Poor’s rebajó la calificación crediticia de México a BBB, desde BBB+, bajo el argumento de la difícil situación fiscal que atravesaba la nación.

En un reporte, la evaluadora reconoció que bajo la administración del presidente Enrique Peña Nieto ha mejorado el panorama para la aprobación de políticas que fortalezcan más el margen de maniobra fiscal y el crecimiento de mediano plazo.

“"Podríamos subir las calificaciones si las reformas reducen la vulnerabilidad de las finanzas públicas del país frente a un marcado descenso en los ingresos petroleros y si se dan pasos para fortalecer su panorama de crecimiento de largo plazo."”

“"Estamos revisando nuestra perspectiva de las calificaciones soberanas de largo plazo de México a positiva desde estable. Asimismo, confirmamos nuestras calificaciones soberanas en moneda extranjera de largo plazo de BBB y de corto de A-2 y en moneda local de A- y A-2, respectivamente.

Agregó que en el curso de los próximos 18 meses la calificadora podría subir la nota a México, pues uno de los principales impactos de una reforma fiscal sería fortalecer la base de ingresos no petroleros del gobierno y fomentar una mayor inversión.

De no darse ese cambio o si las reformas son insuficientes, Standard & Poor’s volvería a revisar la perspectiva, que de ser positiva ahora regresaría a estable.

Standard & Poor’s detalló que la perspectiva positiva refleja una mayor probabilidad entre tres de que la actual administración logre obtener aprobación para varias políticas que mejoren significativamente el margen de maniobra de México e inyecten más dinamismo a su economía.

La recaudación tributaria de México es de alrededor de 10 por ciento como proporción de su producto interno bruto, nivel bajo si se compara con América Latina, que en promedio es 15 por ciento, o con los países de la OCDE, que lo hacen en 25 por ciento.

De acuerdo con la evaluadora, 35 por ciento de los ingresos presupuestarios de México provienen de la renta petrolera, lo que deja vulnerable al gobierno ante la volatilidad en los precios del petróleo y ante una potencial caída en la producción del hidrocarburo en el mediano plazo, en tanto la base tributaria no petrolera siga siendo baja.

En tanto, la economía mexicana ha registrado en las últimas décadas un crecimiento promedio de 2 por ciento, lo cual resulta bajo, ya quede acuerdo con expertos el país tiene el potencial de expandirse a niveles de entre 5 y 6 por ciento anual.

Para 2013, la calificadora estadunidense estima una expansión del PIB mexicano de 3.5 por ciento, y previó que en los próximos años reporte un promedio de 3.3 por ciento, lo cual está dentro de su potencial, aunque por debajo de economías emergentes.

Cabe recordar que Moody’s fue la primera calificadora que se pronunció por un ajuste al alza en la calificación crediticia de México al reconocer que el país cuenta con las condiciones para aspirar a avanzar un grado en su nota

No obstante, también hizo hincapié en que para materializar el upgrade en la calificación soberana es necesario un entorno de políticas novedosas que refuercen la estabilidad alcanzada en el país.

Por su parte, la calificadora estadunidense Fitch también realizó una postura sobre el tema donde aseguró que por la debilidad de las finanzas públicas (dependencia a los recursos petroleros) y el bajo crecimiento económico y aumento modesto del PIB per cápita no hay condiciones para que ni en el corto ni en el mediano plazos la nota de México cambie.

ClavesEl camino

De acuerdo con especialistas, los factores decisivos para que las agencias puedan considerar una revisión positiva de la nota de México son las reformas tanto energética como fiscal.

Además, se espera que la actual administración juegue un papel importante en incrementar la competencia en sectores estratégicos además del petrolero, como el de telecomunicaciones, lo que mejorará las perspectivas de inversión.

México hoy goza de la confianza de los inversionistas, que han tenido que pagar una menor prima de riesgo. Los seguros de impago de deuda soberana cotizan hoy por debajo de países con la misma calificación.

ALBERTO VERDUSCO