MAYELA SANTOYO | @mayesantoyo
5 de marzo de 2016 / 09:30 p.m.

La frustración les ganó a los Tigres, quienes salieron molestos y explosivos al finalizar el Clásico Regiomontano 106.

Las reacciones felinas dieron detonación en la zona mixta del nuevo estadio de Rayados, los minutos después del silbatazo final.

Ningún jugador de Tigres se detuvo a dar declaraciones ante los medios de comunicación, solo se notaban caras largas de parte de los elementos auriazules.

El mediocampista felino Guido Pizarro tras la expulsión salió del campo muy molesto e insultando. También quienes tuvieron un encuentro de palabras fueron el portero argentino Nahuel Guzmán con un elemento del cuerpo técnico de los Rayados, que discutían entre ellos en la zona mixta.

El delantero francés André-Pierre Gignac fue otro de los jugadores de Tigres que salió reclamándole a los árbitros, mientras que su técnico Ricardo Ferretti lo intentaba detener para calmarlo.

Así fue como los felinos salieron de la nueva casa del Monterrey además de la derrota con impotencia de no haber podido sacar un buen resultado.

Nahuel Guzmán