ROBERTO FLORES
24 de octubre de 2015 / 08:41 a.m.

Tigres sigue dejando mucho que desear en su accionar futbolístico y dejó escapar una oportunidad inmejorable para meterse entre los primeros cuatro de la tabla general, al sacar un gris empate sin goles ante Dorados en Culiacán.

Los felinos no aprovecharon que perdieron Toluca el viernes y ayer América para haber escalado posiciones rumbo a la Liguilla, pues aunque fueron ligeramente superiores a su rival no lo plasmaron en el marcador.

Si a media semana Tigres se quejó amargamente porque Herediano vino a encerrarse en el juego de la Concachampions, lo de anoche no fue muy distinto. La diferencia es que Dorados era el local y en teoría debería buscar más, pero lo que hizo fue exactamente lo contrario.

Desde el arranque del partido los felinos fueron dueños de la pelota, le dieron cuantos toques quisieron, pero una vez más se mantuvo ausente la creatividad, pues aunque hubo un poco más de movilidad de los atacantes, no apareció la magia por ningún lado.

Fue Dorados los primeros en mandar el balón a la red rival, pero por un fuera de lugar le anularon el gol a Roberto Nurse al minuto 11. Fuera de esto los culichis no volvieron a acercarse al arco de Nahuel Guzmán en la primera parte.

Javier Aquino era el felino más desequilibrante, incluso a los 16’ sacó un tiro que pasó cerca del poste derecho del arco sinaloense, pero al 20’ se dio un choque entre el portero Luis Michel y Jürgen Damm, provocando que cinco minutos más tarde saliera de cambio el México-alemán.

Esto le quito brillantes y profundidad a los universitarios. Damián Álvarez entró por Damm, y Aquino pasó al extremo derecho, con lo que prácticamente desapareció.

Tigres avisó una vez más al 39’ en un disparo de larga distancia de Israel Jiménez que Michel mandó a tiro de esquina y al cobrarlo vino un cabezazo de Juninho que apenas se fue por encima del travesaño. Ya no hubo más y se fueron al descanso con un gris e insípido 0-0.

Para el complemento, el entrenador de Dorados se decidió a ir por todo al mandar a Héctor Mancilla y Diego Mejía. Movimientos que de inmediato transformaron a los locales y fueron más al frente.

Damián Álvarez tuvo el gol al 49’, y aunque le fue marcado fuera de lugar, pero ya empezaban a quedar algunos espacios para los felinos al modificar la línea de tres de Dorados.

Al 53’ Nahuel Guzmán salvó a Tigres al mandar a corner un cabezazo de Joshua Ábrego, en lo que fue el primer aviso de peligro de los sinaloenses. Mientras que al 54’ respondió Guido Pizarro con un tiro de fuera del área que controló Michel.

Un minuto después Rafael Sobis no supo aprovechar y su disparo salió justo a la ubicación del cancerbero local, mostrando que sigue lejos de su mejor forma y esto le cobró factura al salir de cambio por Gerardo Lugo al 67.

La falla más increíble fue de Lugo al 7’3, tras un centro en diagonal de Aquino que sólo era para empujar el balón y no lo pudo hacer. Después al 80’ tuvo otra en remate de cabeza, pero lo mandó por un costado.

Dorados tuvo el triunfo al 89’, pero Mancilla erró de fea forma dentro del área, sin marca encima remató débil y la zaga sacó en la línea.

Mientras que ya en el 91’ Gignac hizo una gran jugada dentro del área, pero Luis Michel evitó el gol regio con una gran salvada.

Tigres llegó a 23 puntos y se mantiene en el quinto puesto general cuando restan tres jornadas en el calendario regular. El próximo sábado recibirán a Santos en El Volcán.