25 de marzo de 2013 / 10:35 p.m.

Ciudad de México  • Este lunes arribó al puerto de Salina Cruz, Oaxaca, el buque tanque Texistepec, una de las cuatro embarcaciones adquiridas por Pemex a la empresa coreana SSP Shipbulding Group como parte del proyecto de modernización de la flota de la paraestatal.

En un comunicado, Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que el Texistepec se suma a los buques tanque Centla y Jaguarundi, entregados en febrero pasado y que hoy mismo inician el reparto de combustibles desde Salinas Cruz a toda la costa del Pacífico mexicano.

Lo anterior será posible a través de los centros de distribución de Petróleos Mexicanos ubicados en Acapulco, Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Mazatlán, Topolobampo, Guaymas, La Paz y Rosarito, detalló.

Aseguró que con la llegada de estas embarcaciones solo queda por arribar el buque tanque Rarámuri, el cual será entregado a Pemex el próximo 20 de abril en los astilleros de la empresa coreana.

Con estas acciones, además de reducir el promedio de antigüedad de dicha flota, la paraestatal cuenta con nuevas embarcaciones armadas con doble casco, lo que evitaría el derrame de combustibles en caso de accidentes.

Pemex detalló que los nuevos buques pueden almacenar hsta 320 mil barriles cada uno, equivalentes a 49 mil toneladas, con lo cual la paraestatal incrementa la capacidad instalada de su flota, compuesta actualmente de 19 embarcaciones, 14 de ellas operando en el Pacífico y el resto en el Golfo de México.

Subrayó que el Centla, el Jaguarundi, el Texitepec y el Rarámuri son los primeros barcos ecológicos construidos bajo la supervisión de Pemex.

Dichas embarcaciones cuentan con los más altos estándares en materia ambiental y tecnológica, y fueron diseñados de acuerdo a las necesidades y especificaciones de la paraestatal en los astilleros de la firma coreana.

Reveló que el traslado del Texistepec desde Corea hasta el puerto mexicano estuvo a cargo de una tripulación integrada por 25 elementos encabezados por el capitán Jerónimo Novales Robles, todos ellos trabajadores de Pemex.

NOTIMEX