15 de febrero de 2013 / 03:58 p.m.

El empresario regiomontano, Alberto Santos de Hoyos, nació el 13 de septiembre de 1941, originario de Monterrey, hijo de Alberto Santos González y Francisca de Hoyos. En 1967 se graduó como Licenciado en Administración de Empresas por el Tecnológico de Monterrey.

Alberto asumió la dirección de Galletera Mexicana durante la década de los setentas que dirigió junto con sus hermanos, fue en 1978 que llevó a la empresa cuando Galletera Mexicana cambió su razón social a Gamesa, S.A.

Santos de Hoyos modernizó y la hizo crecer y en 1990 sorprendió al mundo empresarial cuando la vendió a la transnacional PepsiCo, siendo un de las primeras ventas de empresas que se dieron previo a la apertura comercial y entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio.

Fue un gran promotor de obras de beneficencia, del deporte, presidente del equipo Rayados. Participó activamente en la política mexicana ocupando puestos de elección popular, como Diputado Federal del Primer Distrito de Nuevo León por el Partido de la Revolución Institucional (PRI), de 1982 a 1985, y como Senador por Nuevo León, también por el PRI, de 1994 al 2000.

Impulsó el desarrollo del campo mexicano, primero con el proyecto Vaquerías durante el sexenio salinista, que en asociación con los productores agrícolas logró aumentar la productividad de sus tierras y posteriormente incursionó en la industria azucarera nacional.

Fundador del llamado Grupo de los Diez, junto con Eugenio Clariond Reyes Retana, fue precursor de un activismo empresarial de la localidad que trascendió a nivel nacional.

Fue presidente de la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra), consejo de empresas como Axtel, Cydsa, Sigma Alimentos, Vitro, Axtel y de Empresas Santos, compañía integrada por ingenios azucareros, desarrollos inmobiliarios turísticos y residenciales Alberto Santos de Hoyos, presidía el Consejo de Administración de Grupo Empresas Santos, que junto con su hijo Alberto Santos Boesch, que tiene bajo su propiedad cuatro ingenios con una capacidad de producción de alrededor de 400 mil toneladas de azúcar.

En el 2010 fue reconocido con el Premio Eugenio Garza Sada en la categoría de Personas, por su gran contribución y apoyo a causas sociales, al haber impulsado a instituciones de beneficencia, entre las que destacan el Instituto Nuevo Amanecer, Unidos lo lograremos, Andares, Renace y la Gran Familia.

En ese entonces dijo: “"Yo simplemente hice lo que me gusta hacer y además lo que considero mi obligación. Ojalá esto sirva como un buen ejemplo de todo lo que podemos hacer, cada quien al nivel que le corresponda por tener un mejor país, uno más parejo y con menos diferencias sociales”".

Muere Alberto Santos de Hoyos

— REDACCIÓN