12 de enero de 2013 / 05:53 p.m.

México  La estabilidad macroeconómica del país “no es obra de la casualidad”, pero en los próximos años México dejará de contar con el impulso que genera el crecimiento global, advirtió el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Por ello, insistió en que el país debe continuar con el fortalecimiento de su mercado interno para resistir los choques del exterior.

Durante su participación en el seminario de Perspectivas económicas 2013, organizado por el ITAM, el funcionario explicó que aún persisten riesgos sobre el dinamismo del producto interno bruto (PIB) global y de México, derivado de los problemas en Estados Unidos y la Unión Europea.

“Desde el punto de vista económico mundial, no estamos fuera todavía del momento en el cual el crecimiento será lento; eso en sí se vuelve un reto para un país como México. Para que eso se manifieste en un mayor crecimiento no se puede confiar todavía en el crecimiento externo que muchas veces fue y ha sido un motor de la economía”, expresó.

El responsable de la política monetaria del país dijo que para 2013 se espera que el mercado estadunidense crezca 1.9 por ciento, previsión que incorpora el preacuerdo fiscal alcanzado el cierre del año pasado.

Sin embargo, advirtió que entre febrero y marzo, cuando se discutirá nuevamente el ajuste fiscal en esa nación, su PIB podría tener un crecimiento de cero por ciento si se toman medidas fiscales más fuertes.

Ello explica la importancia de que el país continúe con el fortalecimiento de su mercado interno.

Carstens aseguró que para 2013 la economía mexicana tendrá un crecimiento de 3.5 por ciento, más suave que el del año pasado, cuando se expandió entre 3.9 y 4 por ciento.

Destacó la política monetaria emprendida por el Banco de México en los últimos años, pues derivado de ello se tuvo una inflación de 3.57 por ciento en 2012, su nivel más bajo desde 2005.

Tan solo en septiembre dijo, la variable macroeconómica alcanzó un nivel máximo de 4.77 por ciento y aunque fueron “días difíciles” para el instituto central, se hizo una lectura correcta y se tomaran acciones prudentes para evitar una contaminación o generalización de alza en precios.

Agregó que la política de acumulación de reservas internacionales también ha sido un importante seguro para México, así como para los inversionistas extranjeros que ingresan su capital al territorio.

Explicó que si bien la economía mexicana ha registrado un comportamiento bueno en lo general, con una inflación controlada; es importante hacer esfuerzos en otras materias, como reforzar la fuente de ingresos del gobierno federal, así como la canalización del gasto.

Agustín Carstens destacó que aunque en la generación de empleos formales las cifras también han sido buenas, aún no se reflejan mejores condiciones salariales, por lo que ahí hay otro desafío.

En su intervención, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Fernando Aportela, reconoció que existen riesgos para la economía mexicana, aunque “afortunadamente” estos vienen de fuera.

No obstante, reconoció que es necesario “prepararnos” porque los riesgos externos incidirán en el dinamismo de la economía global y local.

Por eso dijo que es necesario mantener el manejo responsable de las finanzas públicas como base para lograr un mayor crecimiento económico que se refleje en el bolsillo de las familias.

Asimismo, destacó que el paquete económico 2013 contribuye a la estabilidad económica y es congruente con el entorno internacional volátil en el que se estará inserto.

ClavesPrevisiones

El próximo 18 de enero el Banco de México dará a conocer su decisión de política monetaria, aunque se espera que sostenga la tasa de referencia en 4.5 por ciento, nivel que mantiene desde mediados de 2009.

Su decisión de mantener ese nivel en su tasa de fondeo está ligada a que la inflación continuara con su tendencia a la baja. Al cierre de 2012 el nivel de esa variable fue de 3.57 por ciento.

La incertidumbre fiscal en EU y la crisis en Europa dista de solucionarse, por lo que se mantendrá el deterioro de balances de riesgo en esa materia, prevén especialistas.

— ALBERTO VERDUSCO