ROBERTO FLORES
27 de agosto de 2016 / 06:36 p.m.

Tigres mantuvo el invicto en el torneo, pero anoche el resultado dejó un sabor a derrota al empatar 1-1 con el Veracruz que en los minutos finales estuvo más cerca del triunfo.

Los felinos llegaron a 13 puntos y se mantuvieron en los primeros tres sitios de la tabla justo al patrón de la liga por la fecha FIFA de la próxima semana.

El duelo fue tan desesperante para los universitarios, incluso frustrante, que tras el silbatazo final de Luis Enrique Santander André-Pierre Gigan se quedo por unos minutos reclamándole airadamente.

Luego de la goleada de la semana anterior al campeón Pachuca los Incomparables llegaron al "Volcán" esperando lo mismo a un Veracruz que venía en los últimos lugares y con cuatro juegos sin ganar.

Sin embargo, los Tiburones vinieron precisamente a que no les pasara lo mismo, se metieron atrás, renunciaron por completo a buscar atacar y se dedicaron a copar el medio campo hacia atrás con sus 11 jugadores y cortando el partido con faltas constantes.
Esto provocó que Tigres se topara con una auténtica pared cada vez que buscaba abrir el marcador, además de que tuvieron poca movilidad para destroncar la defensa rival.

Los felinos que intentaron por todos lados, por derecha con Ismael Sosa, por izquierda con Javier Aquino y por el centro con Lucas Zelarayán, pero ninguno pudo encontrar la forma de poner un balón a modo para el goleador André-Pierre Gignac.

Las más claras felinas, pero sin provocar que Pedro Gallese se empleará a fondo, fueron en un cabezazo de Juninho en córner, y tiros de media distancia de Gignac, Zelarayán y Dueñas.

Los Tiburones Rojos tuvieron solo una en toda la primera parte y fue casi L final, mediante un remate de cabeza de Hugo Cid , en tiro de esquina, que salió a las manos de Nahuel Guzmán, quien fue un espectador más en la primera parte.

Ricardo Ferretti tenía que hacer algo al medio tiempo, porque si bien tuvieron el balón el 99 por ciento del primer tiempo no aparecieron nunca las ideas para abrir el marcador.

Por ello mandó a Jürgen Damm por Lucas Zelarayán para el complemento, buscando mayor velocidad por la banda y así mandar a Sosa atrás de Gignac.

De inmediato dio resultados el movimiento, pues al 49' el "Chuco" empalmó de derecha un tiro fuera del área para vender a Gallese y poner el 1-0 que hizo estallar al "Volcán" que hasta entonces estaba dormido.

Apenas un minuto después Gignac intentó el suyo, también con tiro de fuera del área, pero ahora sí Gallese desvió evitando el segundo.

Ante la necesidad de ir por el empate, Marini mandó a Juan Ángel Albín por el "Keko" Villalba que estaba amonestado. Después sacó a Alan Zamora y envió a Alejandro Acosta.

Los escualos adelantaron líneas y empezaron a aparecer los espacios para el contragolpe felino, y al 58' Jürgen Damm estuvo cerca en un balón filtrado de Juninho, pero Gallese desvió a tiro de esquina.

La pelota ahora la tenía el Tiburón, buscando con Albín y con el ingreso del recién llegado a la liga Agustín Vuletich, pero Tigres aguantaba bien y buscaba matar en el contraataque.

Tuca mando a Israel Jiménez por el "Gringo" Torres, mandando a Dueñas al mediocampo.

El premio para los jarochos llegó al 70' por Vuletich, quien remató dentro del área aprovechando un rechace de Nahuel Guzmán y poniendo el 1-1 que silencio al Universitario.

Herido por el gol en contra, Tigres de fue encim
a por el gol del triunfo, pero desordenado, cayendo en el juego del rival. Aunque al 76' Gignac sacó un tiro de izquierda que apenas se fue desviado.

Ferretti sacó a Sosa y mandó a la cancha al paraguayo Fernando Fernández buscando más peso al frente. Sin embargo, fue el visitante quien estuvo más cerca de la victoria al 87' en una descolgada que no supo definir Julio Furch.

Al final, el Veracruz se salió con la suya y se llevó un punto al puerto que le sabe a victoria, mientras que para los felinos y sus Incomparables el sabor fue más que amargo.