3 de junio de 2013 / 02:13 p.m.

 

Los altos índices de violencia y delincuencia en el país han dado un fuerte impulso a la industria de la seguridad privada, pues ya alcanza un valor de mercado cercano a 1 por ciento del producto interno bruto (PIB) y un crecimiento anual hasta de 60 por ciento.

Alberto Rivera, presidente de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia (Amsiria), afirmó que al cierre de 2012 la industria de la seguridad privada logró un crecimiento de 40 por ciento, volumen que se había sostenido desde hace varios años.

Sin embargo, al término de 2013 los industriales del ramo ya prevén un crecimiento de por lo menos 60 por ciento, la cifra más alta alcanzada desde el 2000, cuando comenzó un desarrollo mucho más significativo de estas empresas, a la par que la inseguridad empezó a registrar datos alarmantes.

Este desempeño contrasta con la expansión de la economía nacional, que en promedio creció 2.2 por ciento entre 2003 y 2010, y se espera que este año apenas crezca entre 3.5 o 3.1 por ciento.

Según el directivo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía ya posiciona a este sector con un valor de mercado equivalente a 1 por ciento del PIB, es decir, cercano a 160 mil millones de pesos.

Explicó que las ramas que mayor demanda de servicios tienen son los guardias de seguridad, los sistemas de circuito cerrado de televisión, centros de monitoreo, alarmas en casa habitación y guardaespaldas, entre otros.

Para diversas empresas el gasto en seguridad, no solo de sus instalaciones, sino también de ejecutivos, ya representa por lo menos 10 por ciento de sus costos totales.

No obstante, la falta de certeza en materia de seguridad, que no ha podido ser resuelta por el gobierno federal, ha generado que los corporativos ya establezcan este tipo de contrataciones como parte de sus insumos continuos y básicos, de tal forma que para este año ya se prevé que el monto en este rubro supere 15 por ciento de los gastos totales de las compañías.

"“El sector empezó a detonar en el 2000, por factores como la violencia y el crecimiento de bandas delictivas. Eso ha hecho que diversos empresarios y la misma industria nos preocupemos por ofrecer diferentes servicios a buenos costos, de buena calidad y efectividad”", dijo.

— NAYELI GONZÁLEZ