ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
28 de septiembre de 2016 / 06:40 p.m.

Tigres se complicó la vida en el Grupo G de la CONCACAF Liga de Campeones al perder 1-0 con Plaza Amador en Panamá, consumando la primera derrota del semestre para los universitarios.

Los felinos se quedaron con 6 puntos y un +3 de diferencia de goles, mientras que el Herediano de Costa Rica con 4 unidades y sin diferencia vendrá al Universitario por la victoria para avanzar.

Si los Rayados habían hecho él ridícula en dos ocasiones ante un equipo panameño, el Árabe Unido y quedando eliminados, lo que está noche hiciera los auriazules no se queda atrás.

Tigres necesitaba el triunfo para amarrar el boleto a la siguiente fase, o por lo menos un empate para que aún perdiendo por hasta dos goles el último juego ante Herediano se clasificarán, lamentablemente con la derrota tendrán que buscar no perder, pues con el empate están clasificados.

Sin embargo, el cuadro alternativo de los felinos salió a la cancha del Maracaná panameño con una actitud parsimoniosa, sobrellevando las acciones, sin meter el acelerador a fondo.

Enfrente estaba un rival que ya estaba eliminado. Plaza Amador sumaba apenas un punto en el Grupo G y éste era ya su último juego, por lo que el técnico Jair Palacios mandó a su equipo a vender cara una posible derrota.

Los canaleros poblaron el mediocampo y le cerraron espacios a unos felinos que tocaban de un lado a otro, pero sin cambiar el ritmo, sin hacer transiciones rápidas al frente.

La cancha sintética le causó problemas a los de Ricardo Ferretti, muchos no se adaptaban y no calculaban el bote del balón, lo que provocó varios errores en la salida, que fueron aprovechados por los panameños para amenazar con disparos de media distancia de Ricauter Barsallo.

El juvenil colombiano Julián Quiñones se convirtió en la única llave ofensiva felina bien abierto por derecha, mientras que el francés Andy Delort estuvo voluntarioso, pero no se conectaba con Fernando Fernández.

El primer aviso felino fue hasta los 23 minutos, en un remate de Delort de media distancia que se fue desviado por la defensa.
En uno de los errores a la hora de medir el bote de la pelota, José Rivas la dejó fuera del área para que Barsallo sacara un potente tiro que se incrustó en el ángulo izquierdo, haciendo inútil el vuelo de Enrique Palos, para el 1-0 que festejaron los pocos hinchas panameños que acudieron al juego.

Herido por el gol Tigres fue un poco más al frente y al 42' estuvo cerca del empate. Delort filtro para Quiñones quien clareó al portero rival, pero su tiro se estrelló en el poste, mientras que el "Queso" Fernández no aprovechó en el contrarremate.

Para el complemento, Tigres no hizo cambios y salió en busca del empate, pero Plaza Amador se replegó aún más en busca de cerrar espacios y buscar en un contragolpe matar a los mexicanos.

Al 49', Julián Quiñones sacó un centro por derecha que Delort cabeceó, pero se fue apenas desviado en el primer aviso felino. El "Tuca" se decidió al primer cambio y al 53' mandó al colombiano Luis Quiñones por Fernando Fernández.

Seis minutos más tarde entró Jonathan Espericueta por Acosta, poniendo al "Piloto" Jiménez de lateral por izquierda. Tigres seguía con la posesión del balón , pero también con la imprecisión de todo el juego.

La mejor del partido vino al 64' con un trallazo de Luis Quiñones de larga distancia obligando al portero Hughes a volar para desviar a córner. Sin embargo, conforme avanzaban los minutos el accionar iba siendo cada vez más errático.

Mientras en la tribuna los alrededor de 200 aficionados felinos que hicieron el viaje a Panamá no paraban de alentar, en la cancha su equipo se iba diluyendo y con ello complicándose la vida en el grupo para el último partido ante el Herediano del 18 de octubre.

Al 79' Espericueta cobró tiro libre tras falta sobre Delort que el portero Hughes detuvo con algunos problemas, pero era todo.

Una y otra vez se topaban en pared y no había quien rompiera el molde con algo diferente, aunque Luis Silva que entró por el "Queso" Fernández puso a Delort de frente al portero, quien detuvo a pie firme el fogonazo del francés.

Al final, Plaza Amador estuvo más cerca del segundo que los felinos del empate y se consumó una derrota que pone en riesgo la clasificación a la siguiente fase de esta Concachampions.

Ahora todo quedará para el partido del 18 de octubre en El Volcán en donde enfrentarán a un Herediano de Costa Rica que festejó en grande el descalabro mexicano a la distancia.