ROBERTO FLORES
3 de julio de 2017 / 10:38 a.m.

Mientras Guido Pizarro sigue trabajando a tope en la pretemporada, se viene una semana clave en el futuro del jugador más importante en el esquema táctico de Ricardo Ferretti.

¿Por qué clave? Porque desde Argentina aseguran que Boca Juniors hará una oferta a Tigres para llevarse al Conde, pero también desde España el Sevilla ya negocia con el representante del futbolista.

Y es que el nuevo entrenador de los andaluces es el argentino Eduardo Berizzo, quien hace un año lo quiso llevar al Celta de Vigo y no pudo, pero ahora en un club de mayor presupuesto las cosas pueden ser diferentes.

Marcelo Posso, agente de Pizarro, declaró en un diario de Sevilla que el sueño del jugador siempre ha sido jugar en Europa y esta puede ser su oportunidad.

"La tranquilidad que había en la pretemporada se va a romper en estos días", señaló una fuente cercana a Tigres, "el tema Pizarro sonará muy fuerte porque además de la oferta que hará Boca se viene lo de Sevilla.

"El representante se está moviendo mucho, se ha dado cuenta que lo de Boca se complica mucho, el seno familiar pesa mucho y la familia de Guido no quiere volver a Argentina por el momento, pero ya lo de Sevilla es otra cosa. Lo único seguro es que como ya lo dijiste, la cláusula es de 15 no de 6 millones".

Ahora bien, a Tigres ni Boca ni Sevilla le han enviado una oferta formal, se sigue hablando en ambos casos que la cláusula de salida es de 6 millones de dólares, algo que ya se ha comentado es erróneo, pues es de 15 millones.

Hasta hoy la situación de Guido es clara, tiene contrato por dos años más con Tigres y en la renovación se le mejoraron sus condiciones económicas, por eso en el seno de los felinos están tranquilos.

Otro punto que en el club auriazul lo consideran importante es que la esposa de Pizarro no quiere regresar a Argentina, está muy a gusto en Monterrey, pero ya el ir a Europa, a vivir en Sevilla podría ser otra cosa.

Por lo pronto, este lunes Guido Pizarro trabajó arduamente en el campo de golf y mientras los directivos de Tigres llegan a la Riviera Maya todo seguirá igual.

Se viene una semana clave en el futuro de Pizarro.....pero también de Tigres.

SR