ROBERTO FLORES | @BETOFLORES67
29 de septiembre de 2016 / 05:14 p.m.

Tigres enfrentará un León muy duro y que en las últimas jornadas ha levantado su nivel de juego con la llegada de un nuevo entrenador Javier Torrente, expresó Nahuel Guzmán.

El entrenador argentino llegó a los Panzas Verdes en la jornada 8 sustituyendo a Luis Fernando Tena y suma cuatro jornadas sin derrota, con dos victorias y dos empates, aunque las igualadas se han dado consecutivamente en sus dos más recientes encuentros.

“Tiene una base con jugadores que están en un buen nivel y que en los últimos cuatro o cinco partidos lo han demostrado sacando buenos resultados, así que será un partido bastante duro y trataremos de hacer lo que veníamos haciendo antes del juego que pasó (Cruz Azul)”, señaló Nahuel sobre el rival de este sábado en el Nou Camp.

Sin embargo, podría darse una ventaja para los Tigres en el sentido de que León jugó con mayoría de titulares este miércoles contra Toluca en los Octavos de Final de la Copa MX, juego perdieron 4-3 como visitantes en un juego en el que cayó un aguacero casi durante los 90 minutos.

“Sabemos el esfuerzo que por ahí requiere un juego como el que se dio, también podemos ver nuevamente un León bastante ofensivo, muy picante de mitad de cancha para adelante, tratando de ser explosivo a la hora de atacar, sin tanta generación a la hora de juego desde el fondo.

“Desde que asumió el nuevo entrenador creo que encontraron una base futbolística y sobre todo regularidad en los resultados que le ayudan a ganar confianza, enfrentaremos un rival muy duro, más allá del desgaste que hayan tenido en este juego”, indicó el portero felino en conferencia de prensa.

Tigres llega a este juego como el único invicto del torneo tras 11 jornadas, segundo de la tabla general con 23 puntos, pero con dos juegos al hilo sin poder mantener el nivel futbolístico, el sábado anterior ante Cruz Azul en c asa por la liga empatando 0-0 y apenas el miércoles en la Concachampions perdiendo 1-0 con Plaza Amador en Panamá con cuadro alternativo.

“No se hizo un buen juego (en Panamá), son partidos que muchas veces con poquito se termina complicando, muchas veces depende de nosotros mismos que el juego salga bien o mal y en el caso de ayer, como el sábado pasado de local, no pudimos hacer lo que veníamos haciendo.

“No pudimos encontrar el balón limpio, la posesión, ser contundentes, creo que fallamos bastantes pases sencillos. Hay que estar tranquilos, queda un juego más ( en Concachampions) para conseguir la clasificación así que le toque a quien le toque hay que estar mentalizados en lograr el objetivo de la clasificación”, puntualizó.