GERARDO SUÁREZ - @JERA_SUAREZ
11 de diciembre de 2015 / 12:50 p.m.

El desgaste fue total. Rafael Sobis terminó sufriendo los estragos de 90 intensos minutos al grado que vomitó al final del partido de Ida. El dorsal 9 se ‘fundió’.

Tras el silbatazo final, el atacante brasileño no aguantó más y terminó recostado sobre el césped. Acto seguido, volvió el estómago. Al percatarse de ello, el portero Nahuel Guzmán y Andre-Pierre Gignac intentaron ayudarlo.

Fue cuando se acercaron los médicos del club. Incluso, al ver que Sobis no podía reincorporarse, tuvo que ingresar el carrito con la camilla; sin embargo, el delantero logró levantarse y salir de la cancha sin necesidad de apoyo.

Al final, se informó que la reacción fue producto del agotamiento por el encuentro.