7 de marzo de 2013 / 04:10 p.m.

Washington • El número de estadunidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó inesperadamente la semana pasada, lo que sugiere una aceleración de la recuperación del mercado laboral y del crecimiento económico.

Sin embargo, el panorama para el crecimiento empeoró un poco debido a otro informe publicado el jueves que mostró un aumento del déficit comercial en enero debido a un repunte de las importaciones.

Las solicitudes iniciales de subsidios por desempleo cayeron en 7 mil la semana pasada a una cifra desestacionalizada de 340 mil, en declive por segunda semana consecutiva, dijo el Departamento del Trabajo.

Analistas proyectaban un alza en los pedidos de beneficios por desempleo de la semana pasada a 355 mil.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, que mide mejor las tendencias en el mercado laboral, también cayó en 7 mil a 348 mil 750, el menor nivel desde marzo del 2008, lo que apunta a alguna firmeza en las condiciones subyacentes del mercado laboral.

"Una vez más está respaldando el pensamiento de que la recuperación económica se está fortaleciendo", afirmó Andrew Wilkinson, estratega económico jefe de Miller Tabak & Co en Nueva York.

En otro informe, el Departamento de Comercio dijo que el déficit comercial subió a 44 mil 450 millones de dólares en enero, frente a un saldo negativo de 38 mil 140 millones de dólares en diciembre.

Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos caían tras el dato de solicitudes, mientras que el euro se fortalecía a máximos niveles de sesión contra el dólar.

El dato de solicitudes no influye en el informe de empleo de febrero, que será publicado el viernes, debido a que cae fuera del período del sondeo.

Según un sondeo de Reuters entre economistas, los empleadores probablemente crearon 160 mil puestos de trabajo el mes pasado, una pequeña aceleración frente a las cifra de 157 mil de enero. Eso sería apenas suficiente para mantener la tasa de desempleo sin cambios en 7.9 por ciento.

Los economistas afirman que se necesita de un aumento del empleo en al menos 250 mil puestos de trabajo mensualmente en un período prolongado de tiempo para reducir significativamente el desempleo.

El crecimiento del empleo promedió los 200 mil puestos de trabajo en los últimos tres meses.

DESPIDOS PLANEADOS

Aunque los despidos se contuvieron, las empresas no están apresuradas para aumentar las contrataciones debido a que la demanda interna permanece débil.

Las solicitudes de subsidio por desempleo permanecen en el extremo inferior de 330 mil a 375 mil para este año.

"La lenta y continua mejoría en las solicitudes es un buen reflejo de un mejor ambiente empresarial", comentó Joseph Trevisani, estratega jefe de mercados de Worldwidemarkets en Woodcliff Lake, Nueva Jersey.

"Ha tomado mucho tiempo para que los números de desempleo lleguen a un punto donde los administradores históricamente comienzan a contratar", agregó.

Un tercer informe mostró que los despidos planeados en empresas estadounidenses subieron por segundo mes consecutivo en febrero debido a que el sector financiero realizó el mayor recorte de personal en más de un año.

Los empleadores anunciaron 55 mil 356 despidos planeados el mes pasado, un aumento de casi 37 por ciento respecto a los 40 mil 430 en enero, según un informe de los consultores Challenger, Gray & Christmas, Inc.

El alto nivel de desempleo llevó a la Reserva Federal de Estados Unidos a lanzar el año pasado un programa indefinido de compras de bonos. El banco central dijo que mantendrá el programa hasta que haya una mejoría sustancial en el panorama para el mercado laboral.

En un testimonio ante el Congreso la semana pasada, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, señaló que la entidad continuará con sus planes de compra de bonos por 85 mil millones de dólares mensuales.

El número de personas que aún recibe beneficios bajo programas estatales regulares tras una semana inicial de ayuda subió en 3 mil, a 3.1 millones, en la semana que terminó el 23 de febrero.

El promedio móvil de cuatro semanas de las llamadas solicitudes continuas fue el menor desde julio del 2008.

REUTERS