11 de abril de 2013 / 02:06 p.m.

Monterrey • Nuevamente Standard and Poor’s redujo la calificación crediticia del estado de Nuevo León y de la bursatilización del Refrendo Vehicular de la entidad ante un deterioro en el desempeño fiscal presupuestal durante 2012, la calificación se ubicó en escala nacional –CaVal- a ‘mxA-‘ de ‘mxA’ y la perspectiva la mantiene negativa.

La calificadora lanza una advertencia sobre las elevadas cuentas con proveedores, siendo éste uno de los puntos de mayor preocupación. Standard and Poor’s señala que si el estado no logra reducir consistentemente estas cuentas en los siguientes 12 y 18 meses, y a la par, logra disminuir el gasto operativo y de inversión a fin de llevar el déficits después del gasto de inversión a niveles de cinco por ciento de los ingresos totales al cierre de 2013, la calificación crediticia volvería a bajar.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la calificadora señala que el nivel de deuda del estado aumentó a 40 por ciento de sus ingresos operativos al 31 de diciembre de 2012, comparado con 34.6 por ciento del año anterior.

Añade que la deuda directa en relación a los ingresos discrecionales alcanzó 75 por ciento al cierre de 2012.

La calificadora alerta que el servicio de la deuda anual (de corto y largo plazo) seguirá siendo alto, y que podría llegar a 15 por ciento de sus ingresos discrecionales de 2013.

“"En nuestro escenario base para 2013, contemplamos el refinanciamiento de una gran parte de las obligaciones financieras del estado, que está planeado realizarse en el primer semestre de este año, pero aun así consideramos que el servicio de la deuda anual seguirá alto"”.

Los analistas de la calificadora Standard and Poor’s señalan que la baja de la calificación de riesgo crediticio de Nuevo León refleja el debilitamiento estructural “que observamos en su desempeño fiscal de 2012” y que mostró altos déficits después del gasto de inversión y repago de deuda.

“"En nuestro escenario base para 2013, estimamos que el estado pudiera continuar con un déficit moderado después de gasto de inversión y altas cuentas con proveedores si no se aplica efectivamente el plan de ajuste de gasto operativo y de inversión expresado por la actual administración"”.

Asimismo, estimó que el efectivo de libre disposición, especialmente hacia el cierre de 2013, seguirá siendo bajo en relación a las obligaciones de deuda directa y de pasivos con proveedores.

El pasivo contingente más significativo de Nuevo León proviene de las entidades descentralizadas que pudieran solicitarle apoyo en algún momento de estrés financiero.

La firma también informó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) la baja en las calificaciones en escala nacional de los certificados bursátiles fiduciarios del Refrendo Vehicular de Nuevo León con clave de pizarra ICVCB 06U a ‘mxAA’ de ‘mxAA+’.

Para Standard and Poor’s, los flujos proyectados del ICV-NL, en conjunto con la cuenta de reserva, permiten a la emisión contar con niveles de cobertura de servicio de deuda lo suficientemente fuertes para soportar un escenario de estrés correspondiente a un nivel de calificación de ‘mxAA’, incorporando la nueva calificación de Nuevo León de ‘mxA-’.

ESTHER HERRERA