REUTERS
8 de agosto de 2013 / 05:38 p.m.

Washington DC -Baltimore • Una medición de la tendencia de los despidos de trabajadores estadounidenses cayó la semana pasada a su menor nivel desde antes de la recesión del 2007-2009, una señal esperanzadora para la economía del país.

El promedio móvil de cuatro semanas de las nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó a 335,000, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. La lectura no había sido tan baja desde noviembre del 2007, justo antes de que Estados Unidos cayera en una severa recesión.

Ahora parece que un largo ciclo de agresivos despidos, que alimentaron un alza del desempleo y ayudaron a dar forma a dos elecciones presidenciales, ha terminado.

Aún así, los empleadores parecen reticentes a contratar y el dato del jueves aún apuntó a un crecimiento económico sólo moderado. La semana pasada, los pedidos iniciales de beneficios por desempleo subieron en 5,000, a 333,000, un poco menos a lo esperado.

"La economía en general y el mercado laboral están mejorando a un ritmo moderado", dijo Lindsey Piegza, economista jefa de Sterne Agee & Leach en Chicago.

La reducción de los despidos desde el 2009 ha contribuido a una baja sustancial en la tasa de desempleo y la tendencia en las solicitudes de subsidios por cesantía podría hacer que la Reserva Federal se sienta más cómoda para reducir el último gran programa de estímulo económico del país.

Muchos economistas prevén que la Fed comenzará a reducir su enorme programa de estímulo de compras de bonos tan pronto como el mes próximo. La Fed está comprando actualmente 85,000 millones de dólares en bonos para disminuir los costos de endeudamiento.

Si bien los despidos están en cerca de la mitad de lo visto a comienzos del 2009, la recuperación en la creación de empleos ha sido más débil. Los empleadores agregaron a sólo 162,000 trabajadores a sus nóminas en julio.

El crecimiento económico también ha mostrado una tendencia más débil en los últimos meses. La producción nacional creció un mero 1.4 por ciento a tasa anual en la primera mitad del año, menos que el 2.5 por ciento del mismo período del 2012.

"El potencial de que la creación de empleos se acelere significativamente es limitado", comentó Jim Baird, funcionario de inversiones en Plante Moran Financial Advisors en Kalamazoo, Michigan.

Analistas de Wall Street consultados por Reuters pronosticaban que los pedidos iniciales de ayuda aumentarían a 336,000 la semana pasada.

Las acciones estadounidenses abrieron al alza, pero luego perdieron el impulso y operaban estables, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos caían antes de una subasta de 16,000 millones de dólares en deuda.

Las solicitudes fueron volátiles en julio debido a cierres regulares de plantas automotrices, que hacen que sea difícil para el Gobierno ajustar el dato por oscilaciones estacionales.

El informe de solicitudes mostró que el número de personas que sigue recibiendo beneficios bajo programas estatales regulares después de pedir una semana inicial de ayuda subió en 67,000, a 3.018 millones, en la semana que terminó el 27 de julio.