19 de febrero de 2013 / 02:45 p.m.

La deuda de las 32 entidades federativas del país ascendió a 434 mil 761 millones de pesos durante 2012, lo que significó un crecimiento anual de 11.3 por ciento, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En 2011, el tamaño de las obligaciones financieras de los gobiernos subnacionales fue de 390 mil 777 millones de pesos. Eso significa que en el último año la deuda creció 43 mil 984 millones.

De acuerdo con el reporte anual de la dependencia, el tamaño de los pasivos de los 31 estados y el Distrito Federal fue de 2.9 por ciento como proporción del producto interno bruto (PIB), superior al 2.8 por ciento que reportó en 2011.

Tabasco fue el líder de los estados que más incrementaron sus pasivos en el último año, alregistrar una tasa de crecimiento de 66.3 por ciento y pasar de 2 mil 900 millones de pesos en 2011 a 4 mil 824 millones en el año que recién concluyó.

Zacatecas fue la segunda entidad con mayor brinco en el tamaño de sus pasivos, pues de un monto de 3 mil 709 millones en 2011 pasó a 5 mil 322 millones en 2012, es decir, un alza de 43.5 por ciento.

Veracruz tuvo un aumento de 43.3 por ciento anual, pues sus obligaciones financieras crecieron a 40 mil 29 millones de pesos en 2012, desde los 27 mil 938 millones que reportaron un año antes.

Otros estados que tuvieron tasas por encima del promedio nacional fueron Sinaloa, con un aumento de 40.7 por ciento; Chihuahua, con 34.4 por ciento; Nuevo León, con 21.7 por ciento; Chiapas, con 15.4 por ciento; Quintana Roo, con 15.2 por ciento; Nayarit, con 14.2 por ciento, y Baja California, con 11.5 por ciento.

Respecto a la deuda per cápita, es decir, los montos de pasivos entre cada uno de los habitantes del estado, el promedio nacional fue de 3 mil 771 pesos; sin embargo, hubo entidades con niveles más de tres veces superiores a esa cantidad.

Es el caso de Coahuila, que se mantuvo como la entidad con mayor deuda entre sus pobladores, es decir, que si cada uno de ellos aportara para la deuda estatal daría 12 mil 817 pesos.

En Quintana Roo, cada habitante tendría que aportar 10 mil 415 pesos; en tanto, en Nuevo León, serían 7 mil 729 pesos, y en Chihuahua les tocarían 6 mil 709 pesos.

Aunque para la mayoría de los especialistas e incluso autoridades hacendarias y monetarias del país el monto de la deuda de los estados no es un factor de riesgo para la estabilidad macroeconómica del país, lo que sí preocupa es su tendencia creciente.

Mientras en 2006 la deuda era de 186 mil 471 millones de pesos y su equivalencia respecto al PIB de 1.8 por ciento, ahora es de casi 435 mil millones y es de 2.9 por ciento del tamaño de la economía.

Lo anterior significa que en el último sexenio la deuda creció 110 por ciento en términos reales.

Es por ello que autoridades del país enviarán próximamente al Congreso de la Unión una iniciativa que buscará, por un lado, establecer límites a los pasivos de los gobiernos subnacionales, y por otro, apoyar el refinanciamiento y pago de las obligaciones adquiridas.

Ha sido de tal grado el deterioro de las finanzas públicas de los estados, que la calificadora estadunidense Moody’s no descarta degradar la calidad crediticia de entidades como Morelos y Jalisco.

 — ALBERTO VERDUSCO