11 de marzo de 2013 / 02:02 p.m.

México requiere el desarrollo de una “canasta energética” que incluya no solo los combustibles fósiles y los renovables, sino también alternativas como la nuclear para garantizar el suministro en el largo plazo.

Pablo Mulás del Pozo, director ejecutivo del Consejo Mundial de Energía en México, aseguró que es positivo que el gobierno federal considere el desarrollo de diversas fuentes energéticas, a fin de contar con los recursos suficientes para abastecer la demanda a escala nacional en el futuro próximo.

Dijo que aun cuando el país cuenta con un importante potencial en materia de energías renovables, como es el caso de la eólica, solar, entre otras, sería un error considerar que estas modalidades son suficientes para cubrir las necesidades.

"“Pensar que un país puede sobrevivir solo con energías renovables, está totalmente fuera de la realidad."”

Es por ello que se debe manejar una canasta de energéticos primarios donde participen energías nucleares, renovables, así como gas y hasta carbón.

El también investigador del Instituto de Investigaciones Eléctricas, coincidió con la postura del gobierno federal dada a conocer en la Estrategia Nacional de Energía de que sería un riesgo mantener una alta dependencia hacia un solo combustible o fuente primaria de energía, principalmente en términos de seguridad energética y de volatilidad en los precios, y por cual se recomendaba una diversificación del sistema.

"“Es muy interesante lo que han hecho grupos ambientalistas y también útil, pero que en 2040 o 2050 operemos con puras energías renovables, no es factible.”"

Debido a ello consideró importante que se esté tomando en cuenta la generación de energía mediante procesos nucleares, aun cuando no se tenga un plan definido sobre el tema.

"“En los últimos dos sexenios, eso se decía al final de la administración y ahora por lo menos lo están diciendo al principio, es un cambio importante.”"

Cabe mencionar que la ENE considera la diversificación del parque de generación con las energías renovables y otras no fósiles como la energía nuclear, toda vez que los costos de operación de una central nuclear no están tan estrechamente relacionados con el costo de su combustible como lo están en otras tecnologías de generación.

El documento de la Sener afirma que para alcanzar la meta de 35 por ciento de energías no fósiles es indispensable incrementar el parque nuclear en la matriz de generación al ser una alternativa viable y probada.

Reconoció que parte de las líneas de transmisión eléctrica mantienen una franca vejez; sin embargo, el principal problema al que se enfrenta la transmisión de la energía tiene que ver con la falta de infraestructura suficiente.

Esa situación afecta principalmente a los desarrolladores de proyectos renovables, pues muchos de estos son construidos en lugares donde no existen las líneas de transmisión.

 — NAYELI GONZÁLEZ