4 de enero de 2013 / 11:04 p.m.

Ciudad de México  • La solución al precipicio fiscal en Estados Unidos fue calificada por especialistas como "superficial", por lo que consideran que de llevarse a cabo nuevas negociaciones podría observarse cierta incertidumbre en los mercados.

La analista Económico/Divisas de Monex Grupo Financiero, Ana González, consideró que el acuerdo alcanzado representa una solución parcial, ya que se espera que en los siguientes meses los republicanos defiendan su postura sobre los recortes al gasto público para mejorar las finanzas del gobierno.

Adicionalmente, dijo, el tema de la ampliación del techo de la deuda provocará debates importantes que podrían causar volatilidad en los mercados.

De ahí, subrayó, "creemos que la solución alcanzada brindará tranquilidad temporal a los mercados, pero al no haberse resuelto por completo, el tema continuará siendo de gran importancia para los inversionistas".

Precisó que el acuerdo alcanzado entre los demócratas y republicanos, logró que las medidas de austeridad no se aplicaran, evitando sus efectos negativos sobre el crecimiento económico del país, es decir, que cayeran en recesión automática al aplicarse las medidas de austeridad.

A pesar de lo anterior, señaló, se ha catalogado como una solución "superficial", ya que se pospusieron temas importantes a resolver, tal es el caso del Congreso que pospuso por dos meses, el asunto de los recortes al gasto, iniciativa altamente respaldada por los republicanos.

Por su parte, Russ Koesterich, estratega en jefe de Inversiones de BlackRock, comentó que como un punto a destacar, el acuerdo no incluyó una extensión de la moratoria fiscal de nómina, reforma alguna en prestaciones, restructuración de códigos fiscales personales o corporativos ni aumento alguno en el techo de la deuda.

En su opinión, el resultado final es que el acuerdo mitiga el impacto de los aumentos de impuestos y recortes al gasto programados pero aún generará una moderada carga fiscal, no aborda los retos fiscales a largo plazo que enfrenta Estados Unidos, y deja el techo de la deuda como un asunto pendiente a corto plazo.

De hecho, subrayó, "la carga fiscal que deja el acuerdo, junto con la persistente incertidumbre en torno al techo de la deuda, nos lleva a esperar un inicio de 2013 débil para la economía".

Espera que la economía de Estados Unidos se recupere a finales de este año, pero es poco probable que se acelere a más de una tasa de crecimiento de 2.0 por ciento anual.

Además, dijo, se prevé que los niveles de consumo sean débiles, ya que los consumidores todavía sufren por un crecimiento tibio en sus ingresos y los altos niveles de deuda.Explicó que el acuerdo del abismo fiscal añade tres factores en contra para los consumidores como son el vencimiento de la moratoria fiscal de la nómina que afectará el pago neto de los empleados en una suma de 30 mil millones de dólares por trimestre.

Dos, agregó, los hogares de mayores ingresos se enfrentarán a mayores impuestos en varios frentes y tres, lo tardío del acuerdo implica que la declaración de impuestos de este año se retrasará -al igual que las devoluciones de impuestos, que ascendieron a más de 200 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2012.

Otro factor, señaló, es que la incertidumbre por el techo de la deuda y la posibilidad de otro conflicto en el Congreso sugiere que el gasto de capital seguirá siendo limitado.

Consideró que al estar Washington enfocado a los temas fiscales en el futuro inmediato, se prevén pocos avances en otros asuntos urgentes, incluidos la reforma migratoria, tratados comerciales o política energética.

Además, este enfoque sugiere que Estados Unidos probablemente no muestre tanto liderazgo a escala mundial, añadió.

A decir del especialista este acuerdo significará para los mercados financieros más volatilidad, en donde, si bien, debería representar oportunidades de compra para aquellos con horizontes más largos, los inversionistas deben estar preparados para más obstáculos en 2013, al menos hasta que Washington logre un acuerdo más definitivo, a más largo plazo.

 NOTIMEX