RAFAEL RIVERA
5 de agosto de 2015 / 10:01 p.m.

Tras haber empatado su primero juego 0-0, River Plate y Tigres definieron al campeón de la Copa Libertadores en el estadio Monumental, en un partido que había desatado varias opiniones. En 90 minutos, el cuadro pampero fue el que impuso sus condiciones, triunfando 3-0.

Además de marcar la tercera coronación de River en el certamen sudamericano, la victoria pampera marcó una nueva caída para el balompié mexicano. Por tercera vez desde 1998 (año en que los clubes mexicanos fueron aceptados en la Libertadores), una escuadra de la Liga MX obtuvo el subcampeonato.

En el 2001, Cruz Azul se quedó cerca de la gloria al enfrentar a Boca Juniors, sucumbiendo en la tanda de penales en la Bombonera. La historia se repitió en la edición del 2010, cuando las Chivas fueron superadas por el Internacional de Porto Alegre, observando la coronación del contrario en el estadio Beira-Rio.