DIEGO ARMANDO MEDINA
20 de abril de 2015 / 08:00 a.m.

Haber ganado el clásico no solo le dio a Tigres quedarse con el orgullo de la ciudad, poder mirar hacia abajo a su acérrimo rival por seis meses e imponerse en el partido más importante del torneo. El triunfo con Rayados puso a Tigres en la zona VIP del clausura 2015.

Por primera vez en las 14 jornadas que van de la campaña, los dirigidos del Tuca Ferretti lograron ponerse en los puestos de ´honor´ del clausura 2014 pues al haber llegado a 22 unidades, los felinos se ubicaron en la cuarta posición general a solo tres fechas de concluir la campaña regular.

Desde que regresaron a la directiva auriazul Alejandro Rodríguez, Miguel Ángel Garza y con ellos Ricardo Ferretti, el objetivo de Tigres siempre ha sido claro: terminar dentro de los primeros cuatro lugares del torneo, por ende calificar a la liguilla y ya dentro pelear por el título.

A los Tigres les costó pero al fin lo han logrado y ahora solo dependerá de ellos mantenerse dentro de los cuatro primeros lugares de la tabla general para así asegurar recibir el partido de vuelta en los cuartos de final.

Incluso los auriazules pueden pensar en grande ya que lo apretado del certamen los tiene a tan solo tres unidades del líder general que es el Guadalajara quien actualmente cuenta con 25 puntos en su cosecha.

Sin embargo los de San Nicolás tampoco pueden bajar el acelerador. Hacia abajo las cosas también están muy apretadas ya que Toluca que es el noveno de la tabla tan solo está a dos puntos de Tigres; incluso felinos y choriceros se verán las caras en la última jornada del campeonato.

En síntesis, Tigres se encuentra dentro de los lugares privilegiados del torneo a solo tres semanas de que concluya la fase regular, está muy cercano incluso del liderato general pero a su vez si pestañea un poco, podría caer estrepitosamente por lo que siguen sin margen de error para el final de la campaña.