ROBERTO FLORES
10 de enero de 2016 / 11:37 a.m.

Con un gol sobre la hora, el Toluca le abolló la corona al campeón Tigres al vencerlo 1-0 en un partido aburrido y sin muchas opciones de gol por ambos lados.

El colombiano Fernando Uribe fue el encargado de darle a los Diablos Rojos el triunfo al aprovechar un descuido defensivo y así cobrar revancha de la eliminación que los felinos les propinaron en la pasada Semifinal del torneo anterior.

Los campeones se vieron alejados del futbol mostrado en gran parte de la Liguilla, por lo que Ricardo Ferretti tendrá mucho trabajo por hacer para poner a su equipo a punto, pues por segundo torneo consecutivo arrancan con una derrota por la mínima diferencia ante los choriceros.

Tigres vivió un primer tiempo lleno de imprecisiones, dejando claro que la falta de trabajo de pretemporada le pasó factura, pues en realidad apenas tuvo menos de 15 días de entrenamientos después de conquistar el campeonato el 13 de diciembre pasado ante Pumas.

Las acciones arrancaron con un dominio alterno, con ambos equipos tratando de tener el balón y buscar más el error rival que profundizar o armar jugadas de peligro, aunque fueron los Diablos Rojos los que tocaron primero la puerta contraria.

Apenas a los 5 minutos la “Palma” Rivas perdió un balón en la salida y Uribe no pudo aprovecharlo con un disparo que Nahuel Guzmán desvió a córner; después Triverio y nuevamente Uribe lanzaron disparos sin dirección de portería.

El primer disparo a gol de Tigres fue hasta los 23’, cuando en un tiro libre de Juninho, quien después al 29’ estuvo muy cerca del gol en otra jugada a balón parado, que Alfredo Talavera alcanzó a desviar para que se estrellara en el poste, siendo la más clara del juego.

Los elementos ofensivos del campeón pasaron desapercibidos en la primera mitad. André-Pierre Gignac se enredó mucho con la pelota y además le caían siempre dos a la marca; mientras que Rafael Sobis nunca pudo tener el esférico para crear opciones al frente.

Tampoco Aquino o Damm por las bandas pudieron desbordar a sus marcadores, por lo que el ataque auriazul se vio chato y sin peso, algo que también le sucedió al Toluca más allá de los disparos de Uribe y Triverio al arranque del juego.

El primer tiempo se consumió y ninguno de los dos equipos pudo establecer un dominio claro, por lo que se antojaba que para el complemento tanto Saturnino Cardozo como Ricardo Ferretti pudieran hacer cambios.

La segunda parte inició con los mismos elementos que arrancaron el partido, por lo que cambió muy poco el trámite del juego, manteniéndose las acciones sin claridad, y sin un dominador absoluto.