Gerardo suárez
25 de abril de 2015 / 02:00 p.m.

Ricardo Ferretti volteó a su banca. Su rostro evidenciaba la incredulidad tras la sorpresiva anotación de Damián Álvarez. Acto seguido, simuló quitarse un sombrero y sonrió. Para el complemento regresó el acostumbrado rostro enojado.



Porque Tigres, pese a vencer 3-1 al Querétaro, mostró dos caras. Tras vapulear a los Gallos Blancos en el primer tiempo, vino un bajón combinado con un intento de reacción de los emplumados que intentó opacar los 45 minutos iniciales.

Los felinos consiguieron un triunfo que los coloca todavía más en la parte alta de la clasificación. Con un doblete de Damián Álvarez y un tanto de Joffre Guerrón, los universitarios salieron con tres puntos de La Corregidora. La Liguilla está prácticamente en las manos.

Álvarez abrió temprano la vía para el triunfo. Con un soberbio disparo desde fuera del área al 9’, los felinos se fueron 1-0. La anotación provocó que los emplumados salieran a buscar un empate rápido, pero sólo dejaron enormes espacios que.

Fue hasta el 35’ cuando Tigres logró ampliar el marcador. Guerrón escapó y, al llegar al área, cedió a Damián. El Enano soltó a Rafael Sobis, quien envió un centro que el ‘Dinamita’ remató con la testa. 2-0.

Sobre el 41’, el dorsal 11 consiguió su doblete. Joffre aprovechó un pelotazo de Israel Jiménez y logró encarar al arquero Tiago Volpi. Al disparar, el balón rebotó en el guardameta, pero el esférico le quedó a Álvarez, quien sólo empujó. 3-0 y olía a goleada.

Pero, en el complemento, el Querétaro mostró otra cara y rápido logró descontar. Kevin Gutiérrez se estrenó como goleador en Primera al rematar un centro de Sinha. Corría el 53’ y los Gallos se embravecieron.

Fue cuando apareció la figura de Nahuel Guzmán, quien tuvo dos atajadas claves a remates de Patricio Rubio y Emanuel Villa. Conforme fueron transcurriendo los minutos, los felinos lograron aplacar el intento de reacción de los anfitriones y todavía tuvieron la oportunidad de ampliar el marcador con un disparo al poste de Gerardo Lugo. No hubo más.