Roberto Flores
20 de mayo de 2017 / 08:14 p.m.

Los Tigres llegaron a esta ciudad en silencio, sin dar declaraciones y además arribaron en la zona de vuelos privados sin pasar por la zona de llegadas normales en el Aeropuerto Internacional de Tijuana.

A las 15:45 horas locales (17:45) del centro de México, los felinos aterrizaron en esta frontera norte y en la zona de Aviación General ya los esperaba el autobús que los llevaría a su hotel de concentración.

Un grupo de 25 personas, entre ellos jovencitos de la Academia Playas Tijuana, se hicieron presentes en busca del autógrafo y la selfie del recuerdo, aunque no contaban que sus ídolos venían con la orden de no detenerse ni dar declaraciones.

"¡Tigres, Tigres, Tigres, duro Tigres"! Empezaron a gritar los aficionados justo en el momento que el charter en que se trasladaron desde Monterrey tocaba pista en el aeropuerto tijuanense.

Poco a poco los jugadores, cuerpo técnico y directivos fueron caminando rumbo a la salida de esta zona de vuelos privados y así poder subirse rápido al autobús.

Una decena de guardias de seguridad acordonaron el área para evitar que los aficionados se interpusieran en el camino de los jugadores.
"¡Gignac, Gignac, una foto!", empezaron a gritar los hinchas, sin embargo no tuvieron éxito. El único que se detuvo un momento fue José "La Palma" Rivas .

Bajo una temperatura de 28 grados y un Sol a plomo los aficionados y los miembros de los medios de comunicación aguantaron a pie firme en busca de una declaración, sin embargo no se corrió con suerte.

Una vez que estuvieron todos en el autobús se dirigieron al hotel de concentración, a unos 10 minutos de distancia del Estadio de los Xolos y en donde tampoco se permitió el acceso a aficionados ni prensa.
El campeón del futbol mexicano ya está en la frontera norte, en busca de dar el segundo zarpazo rumbo a la Final, que sería la octava desde el 2014 en cualquier competencia.