diego armando medina / mayela santoyo
20 de mayo de 2015 / 03:19 p.m.

"Que pese la casa", esas son las palabras de aliento que necesita Tigres para buscar la remontada en los cuartos de final de la Copa Libertadores el próximo martes cuando reciban en el estadio Universitario al Emelec.

Un resultado adverso de 1-0 fue lo que se trajeron de Ecuador; sin embargo en los jugadores felinos la mentalidad está más firme que nunca de que va a ser un partido diferente en la cancha del Volcán, expresó el lateral izquierdo Jorge Torres Nilo.

"Va a ser muy diferente allá en nuestra casa. La cancha (Emelec) no se da para jugar, intentamos hacer nuestras cosas y, al final un descuido, y ellos concretan, pero estamos muy optimistas porque creemos y confiamos en nosotros mismos que allá vamos a hacer mucho mejor las cosas", indicó 'Pechu'.

Salvo el último resultado de la eliminación en la Liguilla de 1-0 ante Santos, los felinos habían logrado una marca perfecta en los juegos disputados en el Volcán, acumulando siete victorias en el torneo regular. Mientras que en la justa continental lograron dos triunfos y dos empates en casa.

'Pechu', ¿puedes mandar un mensaje a la gente que aunque se perdió el invicto en esta Copa no se ha perdido?

"Pedirles una disculpa y el ánimo incondicional que siempre nos dan y nosotros vamos a dejar todo en la cancha y vamos a darles esa alegría que se merecen", finalizó Torres Nilo.

Por su parte, Egidio Arévalo aseguró que el equipo cuenta con los argumentos suficientes para poder darle vuelta al marcador. Incluso, mencionó que, aun y con las dificultades que encontraron en el partido de ayer, lograron inquietar la portería del Emelec.

"Con la cancha nuestra creo que todo saldrá mucho mejor. Incluso, con la cancha mala, jugamos y creamos situaciones de gol. Creo que en nuestra casa vamos a tratar de hacer las cosas mejor y ganar", declaró el jugador uruguayo Egidio Arévalo después del encuentro ante los 'Eléctricos'.

Tras un largo viaje de casi 8 horas y con escala en Tapachula, Chiapas el equipo, cuerpo técnico y directiva de Tigres arribó al Aeropuerto Mariano Escobedo cerca de las 7:30 horas del miércoles a un hangar privado donde las camionetas del club los recogieron y no dieron declaración alguna.

Los jugadores recibieron descanso luego del pesado ajetreo y volverán este miércoles a la Cueva de Zuazua a los entrenamientos para preparar el partido de vuelta ante el conjunto ecuatoriano el próximo martes.