EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
2 de noviembre de 2017 / 01:21 p.m.

Había muchos aficionados que tomaban como tres puntos asegurados en el partido pendiente de la Jornada 8 de Tigres frente a Atlas, pero el equipo rojinegro no tenía ninguna intención de dar facilidades a los felinos.

La elección del 11 titular de Ricardo Ferretti fue muy similar a la de los últimos partidos, con excepción del ingreso de Javier Aquino con respecto al duelo frente a Cruz Azul, tras haber cumplido su expulsión.

El primer tiempo

Hubo intenciones muy marcadas por parte de ambos equipos, los primeros minutos para Atlas significaron mucha presión en campo rival, pero no pudieron sostenerlo después de haber perdido a Ravel Morrison por lesión. Pese a ello, siguieron intentando presionar a los poseedores, pero poco a poco fueron retrocediendo.

Jesús Dueñas encontró al 'Chaka' Rodríguez en un hueco entre el central y el lateral rival, y Rodríguez aprovechó para poner el 0-1. Pocos segundos después, en un ataque posterior al saque del centro del campo, Atlas ponía el empate 1-1 vía penal y no pasó mucho más.

Los primeros 45 minutos fueron contrastantes en su inicio y su final, Tigres tuvo las mejores oportunidades con Valencia y Gignac en remates de cabeza que no lograron ser gol, y Atlas parecía elegir no proponer y solo defender.

El deterioro del segundo tiempo

Con la superioridad numérica de Tigres tenían que venir algunas modificaciones de esquema para tratar de aprovechar esa superioridad, y así fue: 'Chaka' Rodríguez y Javier Aquino se adelantaron para poder crear el 3-4-3 sin necesidad de hacer, hasta ese momento, cambios desde el banquillo. Parecía una buena idea para atacar, buena idea para defender, pero Atlas decidió hacer lo que peor le sienta a Tigres: replegarse.

Aunque el Profe Cruz inició con una línea de cuatro, por la inferioridad numérica cambió a cinco con Márquez como líbero, utilizó tres mediocampistas y dejó solo en punta a Caraglio. Aquí fue donde Tigres empezó a caer, no hacía otra cosa que no fuera circular el balón y carecían de profundidad, por ello sacaron a Dueñas por Damm, 'Chaka' pasó al centro en el lugar de Jesús y Jürgen tomó la banda derecha que Rodríguez dejó vacante.

La tónica del partido siguió el mismo camino de los toques excesivos en linderos del área, solamente Rodríguez se animó a disparar una vez desde afuera, pero no hubo otra cosa, no buscaron otro camino para llegar al gol.

Inicia la cuenta regresiva para la liguilla

El partido pendiente ya se jugó, quedan solo dos encuentros que van a tener mucho que ver para la posición en la tabla y saber si vas a cerrar en casa. Con este fútbol, ¿a Tigres le puede alcanzar para ser campeón? En la fiesta grande las distancias se acortan entre rivales, algunos no tienen nada que perder y todos van a querer eliminar al equipo más caro del torneo. Y eso ya no es ninguna novedad, el compromiso de los jugadores debe ser primero hacia su equipo, hacia sus compañeros y luego hacia la afición.

Tigres se ha mostrado deficiente en varios de los últimos partidos, pero gana. En liguilla puede que sea igual, pero a veces el fútbol no perdona. No perdona siempre que juegues a una velocidad más lenta que el resto, no perdona la falta de inventiva y quita campeonatos.

Hay una cuenta regresiva de un par de partidos para que Tigres vuelva a generar sensación de peligro.


gw