REDACCIÓN | @MMDEPORTESMX
12 de septiembre de 2017 / 10:57 p.m.

Lo más difícil se había dado apenas minutos antes del inicio del encuentro, Alebrijes y Leones Negros fueron los primeros rivales superados, ahora Tigres solo debía hacer valer su localía y poderío de su millonario plantel, pero ante los pronósticos en contra, Zacatepec quién fungió como David, pudo ante Goliat y lo dejó fuera de la Copa MX jugando un partido inteligente y siendo contundente en las 3 ocasiones de gol que tuvo en 90 minutos.

Con un cuadro y banca de lujo, y con los resultados de los partidos anteriores a su favor, Tigres solo tenía que sacar ventaja de su casa y adjudicarse el papel de favorito por el entorno y la calidad de jugadores en la cancha que mostraban la noche de este martes, sin embargo una tina de agua fría callo rápidamente y sin avisar, apenas se dio el silbatazo inicial y Zacatepec de quien se esperaba comenzaría calculador y temeroso, tuvo su primera oportunidad que se convirtió sorpresivamente en gol ejecutado por Luis Márquez quién fuera del área encontró un balón y de primera pegó incrustándose en el ángulo izquierdo del portero auiriazul.

Luego de este golpe anímico en los primeros segundos del partido, los locales comenzaron a buscar con más intensidad atacar la zaga rival buscando sobre todo por los costados hacer daño.

Larry Vásques tras tiro de esquina por la parte derecha, se elevó buscando rematar con la cabeza el esférico ante la mirada de las defensores que vieron como el colombiano se elevó e impactó con la frente el balón que al final fue sacado de la raya por un adversario.
Tigres, con un Ferretti efusivo en la banca, y con un partido que había cambiado pronto de tintes, mostró poco a poco lo que mejor hace, manejó el balón y comenzó a hilvanar jugadas sobre todo por los costados, pronto Gignac tuvo su primer aviso que mandó por encima dejando en claro que el hambre de triunfo estaba presente en los locales quienes poco después, al minuto 22 perdieron a Lucas Zelarayan tras lesión, por lo que Eduardo Vargas tuvo que tomar su lugar.

Al minuto 25 Zacatepec vino de atrás con un buen manejo de balón y aprovechando que la última línea felina estaba adelantada, Christian Ivanovski, entro de atrás y enfrentó un mano a mano ante Israel Jiménez saliendo airoso y quedando solo contra Nahuel Guzmán dentro del área, el portero argentino logró tapar el esférico para evitar en 2-0.

Los siguientes minutos se tornaron casi imposibles de penetrar en la zaga de Zacatepec, Tigres luciendo un poco desesperado a ras de pasto enfrentaban a mínimo 7 elementos visitantes que estaban dentro del área interviniendo cualquier balón que se acercaba a su arco, ante esto los auriazules apenas en 20 minutos tuvieron 2 ocasiones lejanas de gol, un tiro libre de Gignac que no causó problemas para el portero rival y un centro pasado donde se elevó el francés al minuto 35 sin poder conectar el balón.

En los últimos 5 minutos de juego Tigres se adueñó prácticamente del balón y del encuentro, al 40 Vargas pidió el balón para ejecutar un tiro libre directo que salió desviado.

A 3 minutos del final, la más clara del duelo se dio, el chileno nuevamente fue quien entró al área aprovechando el descuido rival y se perfiló en solitario con la pierna izquierda echando el cuerpo atrás y metiéndole el empeine completo en ese disparo que salió al final a las manos del arquero y con poca velocidad.

Así acabaron los primeros 46 minutos con un Tigres echado al frente y Zacatepec colgado del poste evitando por cualquier situación de juego el gol del empate.

Para los segundos 45 minutos Ricardo Ferretti metió a la cancha a un hombre ágil y habilidoso como los es Javier Aquino para que, por el costado izquierdo, comenzara con sus regates y su forma sencilla de penetrar en el área rival en busca de anotar rápidamente para buscar 2 goles que los pusieran en la otra fase.

La primer llamada de atención de que Tigres despertaba se dio en apenas unos minutos de iniciado el segundo tiempo, Ismael Sosa apareció por el costado de la derecha tocando cercanamente fuera del área con Vargas quién de primera cedió a Gignac, el francés no dudó y de primera sacó un zapatazo que paso por encima del arco.
Zacatepec sin ninguna prisa, comenzó a mover el esférico por todo el campo de juego buscando enfriar el duelo y los embates del rival, jugadores se tomaron el tiempo incluso de tirarse al césped algo que desesperaba a Tigres.

Al parecer esto le redituó frutos a los visitantes, luego de hacer su primer cambio, Tigres tuvo una imprecisión en la salida, esto fue aprovechado por Zacatepec quién no dudó en atacar, nuevamente con un pase filtrado y ante 3 defensas, Ivanobski prendió el balón desde la punta derecha del área grande, Hugo Ayala desvió el balón y éste se incrustó una vez más en el ángulo de Guzmán quién solo vio como se clavaba el 2-0 en su contra.

Con un estadio incrédulo, Tigres no veía por donde poder atacar, lo hacía de una manera desesperada enfrentando a un rival crecido tras estar ganándole al equipo más caro de México.

Tigres poco a poco se despojó del balón, Zacatepec tuvo un buen manejo del esférico en los próximos minutos, al minuto 75 apenas Eduardo Vargas pudo rematar dentro del área un balón que pasó sin más peligro por encima de arco de los visitantes.

A 7 minutos del final una buena pelota que sirvió Vargas por el costado de la derecha llegó a un Gignac que no estaba bien perfilado y dentro del área remato cruzado al 83 sin problemas para que el portero se quedara con el balón.

Pero el órden, actitud y concentración tendría una nueva recompensa, Zacatepec anotó uno más, ante nuevamente la incredulidad de todos, Luís Márquez puso el 3-0 que parecía definitivo.

A poco tiempo del final y rápidamente, Gignac reaccionó anotando el descuento con un balón raso que se encumbró en las redes del rival para sentenciar el duelo 3-1.

Tigres se despidió de la Copa con solamente un punto en cuatro duelos, ni sus figuras, ni su estadio, pudo pesar en esta competencia donde Zacatepec logró salir avante y avanzar ante la mirada de 33 mil aficionados que se dieron cita en San Nicolás.


AG