MAYELA SANTOYO
7 de diciembre de 2015 / 12:52 a.m.

El fervor de la afición de Tigres de estar en la Gran Final del futbol mexicano ya se comenzó a sentir desde el regreso de los jugadores felinos a la ciudad la madrugada de este lunes tras vencer 2-1 a Toluca.

El Aeropuerto Internacional de Monterrey se vistió de azul y amarillo donde cerca de 500 hinchas auriazules de todas las edades recibieron al equipo comandado por Ricardo Ferretti.

Cerca de las 11:45 arribó el vuelo que trajo de regreso al plantel y el boleto de la Final del Apertura 2015 y todos los Incomparables arroparon a los auriazules tras recibirlos con mucha euforia y cariño.

Pese a ser decenas de personas, los jugadores decidieron salir por la puerta principal de la Terminal A y así abordar las vans que los transportaron al hotel de concentración.

La gente felina se desbordo de emoción con Gignac, quien fue el más asechado por los espectadores que se acercaban a pedirles fotos e incluso una madre le pidió que le diera un beso a su bebé recién nacida y el delantero francés no dudo en acceder antes de subirse a su camioneta.

Entre tumultos salieron algunos jugadores como Nahuel Guzmán, Guido Pizarro, Rafael Sobis, que recibieron como "héroes" por su gran actuación en La Bombonera.

El ultimo y más querido por los hinchas fue Joffre Guerrón a quien lo asecharon para tomarse fotografías y decirle lo mucho que desean que siga en el equipo, incluso los Incomparables corearon "no se va, no se va, Guerrón no se va".

Los Tigres entrenaran este lunes en la cancha del Volcán para iniciar su preparación de cara al partido ante Pumas en busca del zarpazo final que les de el cuarto campeonato en el balompié azteca.

El hecho curioso fue minutos antes de la llegada del equipo felino, un Rayado apareció en la terminal, fue Ricardo Osorio quien regresó de sus vacaciones y la afición Incomparable no lo recibió tan amablemente ya que hubo un rechifle fuerte hacia el defensa del Monterrey.

Guerrón