EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
30 de noviembre de 2017 / 01:53 p.m.

La opinión popular estaba de acuerdo en que un empate a goles era positivo para Tigres, traería la ventaja del gol de visitante y aquí podría manejar el encuentro. Pero todo salió mucho mejor: los felinos ganaron y anularon al América.

Es entendible que haya rechazo hacia el resultado por la cuestión de dudar del penal, una situación que resulta pasional para algunos, pero que es un hecho innegable que se dio y terminó por favorecer a Tigres, pero ¿qué favoreció y afectó al equipo del Tuca Ferretti?

La elección correcta

Para cada plan de juego lo principal siempre es elegir a quiénes desarrollarán esa idea, el Tuca decidió volver a alinear a las 3 figuras en el ataque, regresó a la titularidad Enner Valencia y fue en el sistema 3-4-3, como apenas ayer comenté.

Chaka y Aquino por fuera cumplieron su función, pero no hicieron nada destacado constantemente. Los marcadores centrales estuvieron muy correctos en los enfrentamientos mano a mano, los contenciones quizá fueron los que más batallaron, sobretodo Carioca.

Pensar en ese tridente ofensivo es saber que van a estar constantes en las llegadas, y así fue. Tuvieron múltiples participaciones dentro del área que Marchesín, Edson Alvarez y Guido Rodríguez resolvieron muy bien.

Más allá de cómo terminó el partido, fue correcto utilizar a los 11 jugadores que eligió para formar el 3-4-3.

¿Y Nahuel?

La posesión del balón estuvo pareja, 51% para América y 49% para Tigres. Donde está la más grande diferencia es en los tiros, los felinos tuvieron 18 remates con 3 a dirección de portería, mientras que América tiró solo 8 y 0 fueron al arco.

Guzmán tuvo 2 despejes con los puños, 2 despejes por alto, acertó el 76% de los balones que tocó, tuvo 10 aciertos en trazos largos de 17 que intentó y ni una sola atajada.

El trabajo colectivo de Tigres evitó que América estuviera cómodo para tirar, aunque hubo 5 tiros de esquina a favor de América y el balón parado siempre es peligroso en contra de Tigres, en esta ocasión supieron solventar de buena forma.

Otra vez replegados


Después de que Tigres se fue arriba, de nuevo el equipo replegó y fue ahí donde América se adelantó aunque no generó peligro, pero ¿qué hubiera pasado si sí hubiera sido peligroso?

En el partido contra León era lógico que se echaran a defender, había un resultado que favoreció a Tigres y si León hacía gol, Tigres tenía que hacer 2 en 10 minutos o menos, pero en esta ocasión era el juego de ida, como visitante y quedaban prácticamente 25 minutos por delante para tratar de ampliar esa ventaja, tratar de seguir dominando al América.

Parte de este repliegue fueron los cambios, después de que Juninho salió lesionado y entró Meza, también entró Zelarayán por Vargas para mejor control y creación de juego, y Damm por Valencia para aprovechar los contragolpes tras recuperación en la parte baja.

Sin confiarse

El resultado favorece en todo aspecto, este próximo sábado América vendrá al Volcán a buscar atacar y dejará espacios, será vital la concentración para que Tigres aproveche todos los descuidos y gane la serie, y que quede en espera de la ansiada probable final regia.