20 de noviembre de 2013 / 03:34 p.m.

Roma.- El gobernador del estado mexicano de Tlaxcala, Mariano González Zarur, visitó hoy Roma con el objetivo de impulsar acuerdos comerciales con empresas italianas y promocionar las distintas opciones de inversión existentes en la región, situada a 100 kilómetros de México D.F.

El gobernador participó durante su estancia en Italia en un seminario celebrado en la embajada mexicana, en el que estuvieron presentes varias empresas del país mediterráneo, relacionadas en su mayoría con el sector del turismo.

A pesar de esta circunstancia, González Zarur explicó durante un encuentro con los medios que su intención es que Tlaxcala, que factura el 0,5 por ciento del Producto Interior Bruto de México, se desarrolle no solo en base al turismo, sino también en torno a la industria, con un modelo que de igual importancia.

"Queremos desarrollar nuestro potencial turístico e industrial al 50 por ciento. Somos un nudo de paso de transportes que cuenta con factorías petroquímicas, alimentarias y de mecánica, además de cuatro corredores industriales y un parque industrial", explicó.

Lo cierto es que actualmente el principal activo de Tlaxcala, el estado más pequeño de los 32 que componen el país, es su oferta turística, de la que el gobernador destacó los restos prehispánicos y colombinos que se conservan en la región, que en su momento logró mantenerse independiente frente al poderoso Imperio Méxica.

González Zarur recordó cómo en los últimos años Tlaxcala consiguió exprimir su potencial turístico y registró un incremento en el mismo del cinco por ciento en 2011 y del diez por ciento en 2012 y 2013.

Como punto final a su estancia en Roma, el gobernador quiso participar en la audiencia que el papa Francisco ofrece cada miércoles en la Ciudad del Vaticano, en la que pudo saludar al pontífice, a quien regaló una Virgen de Guadalupe tallada en madera por artesanos del municipio de Tizatlán, según comentó.

El mandatario tlaxcalteca mantuvo también un encuentro con el cardenal Marcelo Sánchez Sorondo, con quien trató temas como la trata de personas, un problema presente en México que González Zarur quiso discutir con el eclesiástico para conocer "qué trabajos realiza el Vaticano al respecto".

"La inmigración vino con la humanidad y tenemos que tener cuidado con ella. Debemos ofrecer a los inmigrantes la oportunidad de desarrollarse", concluyó.

EFE