7 de febrero de 2013 / 08:33 p.m.

Oaxaca • En Oaxaca cientos de activistas de diferentes organizaciones sociales, realizaron la toma simbólica de una decena de representaciones regionales de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para protestar por el alza en las tarifas eléctricas y en contra de la política privatizadora en ese sector. Además se apoderaron de carreteras estatales y federales.

En el reporte oficial de las autoridades estatales se informa del bloqueo a las oficinas de la CFE en los municipios de Huajuapan de León, Salina Cruz, Matías Romero y Tehuantepec.

En cada una de las protestas se han identificado a grupos de entre 400 y 500 personas que lanzan consignas y realizan pintas. También se informa que cerraron la carretera que conecta Oaxaca-Veracruz y el Puente Caracol.

El dirigente de la Unión de Organizaciones Indígenas de la Zona Norte del Itsmo (Ucizoni), Carlos Beas Torres, reportó acciones de intimidación policiaca en la zona del Itsmo de Tehuantepec. Dijo que un agente del ministerio público acudió al tramo Palomares, donde se reporta un bloqueo, para levantar una averiguación previa.

Beas Torres indico que como lo establece el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas la energía eléctrica es parte del derecho humano a la vivienda adecuada:

“"Todos los beneficiarios del derecho a una vivienda adecuada deberían tener acceso permanente a recursos naturales y comunes, a agua potable, a energía para la cocina, la calefacción y el alumbrado, a instalaciones sanitarias y de aseo, de almacenamiento de alimentos, de eliminación de desechos, de drenaje y a servicios de emergencia"”.

El Estado mexicano, dijo, está obligado a cumplir con lo establecido en este Pacto y sin embargo, la Comisión Federal de Electricidad viola los derechos de las comunidades más pobres, al establecer tarifas exorbitantes que contrastan con el ingreso y capacidades de asumir estos gastos por las personas que en ellas habitan. Chiapas, Campeche, Guerrero y Oaxaca son algunos de los estados donde han surgido movimientos de resistencia al pago excesivo de luz.

Indicó que las personas afectadas se organizan y manifiestan, ejerciendo el legítimo derecho que tienen a la protesta; conformados, como en Red Nacional Contra las Altas Tarifas de Luz, han exigido su derecho a un costo justo de la luz que a su vez se relaciona con el derecho a tener una vivienda digna que cuente con los servicios de agua, luz, alumbrado público, entre otros.

Recriminó los excesivos cobros ponen en riesgo otros derechos como alimentación, salud o la educación, porque el pago de luz absorbe en estos casos la mayor parte del gasto familiar. En sus posturas, las autoridades estatales se han encargado de criminalizar tales protestas a través del aparato judicial. Antes de llegar a fincarles algún delito es tónica de los gobiernos locales renunciar al diálogo, castigar el rechazo público al no pago, equiparar por igual a mujeres y hombres como delincuentes, además de hacerlos responsables de que no haya servicio de luz.

Actualmente, dijo, defensoras y defensores organizadas en contra el pago de luz están enfrentando procesos judiciales donde se les acusa de secuestro equiparado, la interrupción del corte de servicio de luz (delito que no existe) y otros que fabriquen a modo para mantenerlos fuera de las acciones de denuncia contra la CFE.

Por ello, abundó las organizaciones integrantes de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “"Todos los Derechos para Todas y Todos"”, se mantienen alerta y apoyando las movilizaciones que la Red Nacional contra las Altas Tarifas de Luz realizo a nivel nacional, exigiendo a los gobiernos federal y estatales priorizar en diálogo por encima de la represión policiaca y la criminalización de defensores y defensoras.

OSCAR RODRÍGUEZ