20 de febrero de 2013 / 10:09 p.m.

Ciudad de México  • Los productores mexicanos de productos frescos en general y del jitomate en particular, deberán tener mucha precaución en seguir las normativas de Estados Unidos para evitar nuevas restricciones.

Así lo señaló la representación en México de GS1, organismo regulador de estándares de negocios a nivel mundial ante la próxima entrada en vigor, el 4 de marzo, del acuerdo de homologación con respecto al jitomate con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Dicho convenio supondrá por parte de la industria agroalimentaria conocer las leyes agrícolas vigentes, como la Produce Traceability Iniative (PTI), que obliga a dotar a todos los productos frescos que ingresen a Estados Unidos con código de barras y sistema de trazabilidad.

En el caso del jitomate, el estado líder en cuanto a producción y exportación es Sinaloa, por lo que esa entidad se generará un mayor impacto luego de la entrada en vigor de dicho acuerdo aduanal, estimó la empresa consultora en un comunicado.

En este contexto, dio a conocer que GS1 México realizará una de sus primeras jornadas de trazabilidad en ese estado, para luego continuar en otras ciudades agrícolas, con el objetivo de capacitar a los exportadores y evitar que sus productos tengan problemas al ingresar a Estados Unidos.

Al respecto, la directora de Innovación y Desarrollo de GS1 México, Gabriela Ugarte, añadió que visitarán Monterrey, Uruapan, Zamora, Ciudad Obregón, Veracruz, Tapachula, Zacatecas, Durango, Ensenada e Irapuato, entre otras ciudades

Lo anterior con el objetivo de acercar la trazabilidad a todos los agro-exportadores mexicanos para capacitarlos y evitar que sus productos tengan problemas para entrar al mercado estadounidense, señaló Ugarte.

La firma consultora definió a la trazabilidad como la capacidad de dejar rastro o huella a lo largo de diversas etapas en la cadena de comercialización para reconocer la historia, ubicación o recorrido de determinado producto.

La trazabilidad, añadió, es aplicable a frutas, verduras y carne fresca, en donde los controles sanitarios son más extensos debido a las crisis sanitarias registradas en productos cárnicos.

Como ejemplo, citó el reciente caso de carne de caballo en distintas marcas de hamburguesas congeladas en Europa, en donde la mejor opción para retirar el producto del mercado es mediante la "identificación de cada producto" y mediante la trazabilidad para determinar su origen.

NOTIMEX