José Elgueta
27 de abril de 2017 / 03:58 p.m.

Tristes y en silencio, así arribó el plantel felino tras no poder conseguir una vez más el título de la Liga de Campeones de la Concacaf, al caer 1 – 0 ante los Tuzos del Pachuca. Los jugadores felinos se tomaron fotos con algunos aficionados que esperaban su llegada.

Sin embargo, ningún elemento del plantel auriazul quiso dar declaraciones.

Tras arribar cerca del mediodía a la ciudad se trasladaron de inmediato al estadio Universitario, para preparar el vital encuentro ante el súper líder del torneo, los Xolos de Tijuana. Los felinos se deberán jugar la vida ante los dirigidos por Miguel Herrera, para buscar ingresar a la liguilla y poder salvar el semestre.

La práctica en el Volcán fue a puerta cerrada y sin atención, el equipo que realizó el desgaste en la gran final realizó trabajo regenerativo. Mientras que los que no vieron acción ante Pachuca realizaron ejercicios de futbol en espacios reducidos.
 

Los auriazules, necesitan recuperarse anímicamente, tras una semana para el olvido, donde se perdió una nueva final y el clásico regiomontano.