roberto flores
19 de febrero de 2016 / 06:44 p.m.

Tigres sigue sin aprovechar su dominio sobre los rivales y tuvo que conformarse con un empate a dos goles ante un Querétaro que jugó con uno menos por más de 20 minutos en el segundo tiempo.

Los campeones no alcanzan a traducir su mejor juego en victorias y ligó dos encuentros sin ganar para llegar a 11 puntos y desaprovechar una buena oportunidad para escalar peldaños en la tabla general.

Lo rescatable fue que André Pierre Gignac sigue enrachado y sumó cuatro partidos consecutivos marcando, para llegar a siete en el torneo y afianzarse como el mejor de la liga.

Ante las ausencias que tenía el conjunto local, sobre todo la de su principal goleador Emanuel Villa, los Tigres de inmediato se adueñaron del balón y el dominio del juego, incluso apenas a los 4 minutos Lucas Zelarayán, que iniciaba por vez primera de titular, estrelló un tiro al travesaño.

El “Chino”, que suplió al suspendido Rafael Sobis, nuevamente tuvo la opción de abrir el marcador al 10´, pero su remate de cabeza, lanzándose de palomita a un centro de Jürgen Damm, se fue por encima del arco de Tiago Volpi.

La insistencia felina rindió frutos dos minutos después por conducto de su goleador, el francés André Pierre Gignac que aprovechó un rebote defensivo, tras un cabezazo de Juninho, para rematar dentro del área y poner el 1-0 del campeón que festejó efusivamente con los Incomparables que hicieron el viaje.

Con la anotación, la séptima de Gignac en seis encuentros, Tigres se hizo más dominador de las acciones, mientras los Gallos Blancos no alcanzaban a despertar. Incluso el europeo estuvo cerca del segundo en un tiro de larga distancia que desvió el arquero brasileño al 16´.

El primer aviso de los locales llegó a los 22´, cuando Nery Domínguez vio adelantado a Nahuel Guzmán y mandó un tiro de casi 80 metros que por poco vence al argentino, quien alcanzó a regresar y mandar a tiro de esquina.

Querétaro poco a poco despertó y equilibró las acciones. Carlos Fierro dejó ir el empate a los 32´al volar un cabezazo tras centro preciso de Bornstein. Tigres respondió con disparos de Damm, Gignac y Zelarayán que hicieron sufrir a Volpi.

Cuando parecía que así se irían al descanso vino un nuevo descuido defensivo de Tigres. En un tiro libre por derecha, Sinha lo cobró a segundo palo, donde Édgar Benítez recentró a primero donde Juan Forlín llegó solo para empujar y empatar el juego a los 45´, en un juego en el que por lo acontecido debían ir perdiendo por goleada.

Para el segundo tiempo los equipos no esperaron nada. Y rápidamente nos regalaron dos poemas de gol. Primero Marco Jiménez a los 48´le dio la ventaja a los queretanos. Bornstein desbordó por izquierda, centró donde Sepúlveda bajó de pecho para Jiménez que de derecha la clavó al ángulo.

Heridos, los campeones respondieron de inmediato con otro golazo. Tras un corner, la pelota sale rechazada fuera del área, donde Javier Aquino la controló de derecha y sacó un trallazo que venció el vuelo de Volpi para el 2-2 a los 49´.

Al 55´, Damm desbordó por derecha, mandó centro y Zelarayán voló su remate dentro del área, dejando ir el gol de la ventaja, pero ya Tigres era nuevamente el dominador del partido. En dos ocasiones André Pierre Gignac estuvo a punto de poner adelante a los auriazules, primero al 59´en un tiro de fuera del área y luego al 63´en un remate dentro del área en corner que Volpi desvió.

Querétaro no reaccionaba, por lo que Vucetich sacó a Benítez y mandó a Yerson Candelo buscando mayor profundidad por derecha y después a Luis Gil por Sinha; mientras que “Tuca” mandó al paraguayo “Queso” Fernández por Zelarayán, quien poco a poco se perdió en la cancha.

Al 73´Guido Pizarro estuvo cerca del gol en un tiro de fuera del área que Volpi desvió para evitar el tercer gol felino. Dos minutos después Luis Gil anotó para Gallos Blancos, pero estaba en fuera de lugar.

Vuce mandó a Luis Madrigal a la cancha por Fierro, pero apenas un minuto después, al 79´, fue expulsado el colombiano Candelo por doble amarilla, dejando a los locales con uno menos. De inmediato Ferretti sacó a Torres Nilo y envió a Damián Álvarez para ganar el juego.

Sin embargo, lejos de aprovechar al “Enano” por la izquierda recargaron el juego por derecha donde Damm se cansó de enviar centros muy malos. Al 87´Juninho estuvo cerca en un tiro de larga distancia que Volpi nuevamente desvió.

El resto del tiempo transcurrió sin ideas para unos Tigres que tendrán que trabajar muy duro en los próximos días, pues se viene ya el partido de Ida de los Cuartos de Final de Concachampions a media semana contra Real Salt Lake como locales, y luego el fin de semana ante América.

TIGRES VS GALLOS