ROBERTO FLORES - @BETOFLORES67
7 de diciembre de 2015 / 05:10 p.m.

Porque en la Federación Mexicana de Futbol nadie hace nada por cambiar el sistema de sanciones a jugadores, que permite el engaño y las marrullerías, Ricardo Ferretti tronó contra la "mierda" de tarjetas que se saca en México.

El entrenador de los Tigres dijo que se debe ayudar a los árbitros a hacer mejor su trabajo y no sólo estar criticándolos por cualquier error, pues tanto jugadores, técnicos y directivos contribuyen a esto.

"Una pequeña cosa que nosotros no hemos propiciado en favor de los árbitros. Me refiero a la cantidad de tarjetas que permite la federación para suspender a un equipo.

"Ustedes ven muchos partidos de la Concachampions, ¿cuándo ven a un jugador agarrando a otro?, no lo ven. ¿Cuándo ven a un jugador reclamando decisiones arbitrales como lo hacen los jugadores aquí?, no lo ven. ¿Cuándo ven a un jugador fingiendo como lo ven aquí? No lo ven. ¿Por qué? porque es otro tipo de exigencia, ahí tú tienes que jugar fútbol y tienes que aprender a atacar y marcar sin artimañas", expresó en tono molesto.

Tuca resaltó que en competencias internacionales avaladas por la FIFA se suspende a un jugador con dos tarjetas, mientras que aquí se necesitan cinco y luego si ligas dos juegos sin ellas se van borrando.

"Aquí con cinco tarjetas suspenden y aparte si juego dos partidos me borran una, es increíble lo mal que le hace al fútbol mexicano. si hay un contraataque que fácil lo paro, lo agarro y me amonestan, ¿y el fútbol que pasó? y después se critica que tenemos un fútbol mediocre, pero propiciamos la mediocridad porque corto, corto y reclamo y esto y lo otro", recalcó.

"La Federación en este reglón de presupuesto por tarjetas les conviene mucho, porque se gana mucho con la mierda de tarjeta amarilla, cada tarjeta son cuatro mil pesos".

¿Qué hacer en ese sentido para ayudar a los árbitros?

"Nosotros los criticamos mucho, pero que hacemos para propiciar mejores actuaciones de parte de ellos, si lo que se hace es para engañarlos. Queremos tener un mejor espectáculo pero no lo hacemos, hablamos mucho y no hacemos nada.

"Después llegamos a competencias y no sabemos que hacer, la cantidad que dan en el fútbol mexicano no permite que nuestro fútbol evolucione y después criticamos al árbitro y la culpa no es de ellos, es de los directivos", apuntó.