EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
13 de abril de 2018 / 11:57 a.m.

El dato es contundente: Ricardo Ferretti y Pedro Caixinha se han enfrentado en siete ocasiones, entre 2013 y 2015,  con dos triunfos para el portugués y cinco empates, siendo el marcador 1-1 el que más se repite en estos partidos.

Una parte muy importante de este registro es que ambos equipos tienen su sistema de juego bastante bien definido, y además son antagónicos. Sobretodo, lo de Caixinha en Santos era el antídoto para frenar al Tigres que dominaba a todos con la posesión de balón, igual que pasa alrededor del mundo: la presión alta es la fórmula para detener los avances con secuencias largas de balón.

Ahora toca recibir a Cruz Azul, posiblemente el equipo que más ha decepcionado esta temporada. Tiene buenos jugadores, buen entrenador, pero mal fútbol. La principal pregunta que me hago es: ¿a qué intenta jugar Cruz Azul? El partido contra Lobos BUAP fue malo y decepcionante. Más allá de haber ganado con un gol de penal de Méndez, el desarrollo del juego dejó mucho que desear. “Es el juego más mediocre que hemos ganado” dijo Pedro Caixinha.

El equipo juega con un 4-2-3-1 de una línea de 4 estable con: Flores y Aldrete en los laterales derecho e izquierdo respectivamente, Roco y Domínguez en la central. Francisco Silva ha sido el contención titular, pero sufrió una lesión y lo suplió Javier Salas, es acompañado por Rafael Baca. Por fuera son sus puntos más fuertes: Martín Rodríguez por izquierda que es mucho más llegador a línea de fondo, mientras que Méndez por derecha es quien recibe balones directos, sobretodo por su altura (1.87). En el centro del ataque juega Cauteruccio o Felipe Mora, el mediapunta puede ser Angel Mena o Walter Montoya, el más “natural” en esa posición es Montoya, mientras que la mejor versión de Mena es por fuera.

Cruz Azul tiene un 24.3 en promedio de minutos de posesión por juego, esto es algo muy diferente con respecto a lo que hacía Cruz Azul con Paco Jémez que prioriza mucho más tener la pelota. En el partido del Clausura 2017 con Jémez tuvieron 57% de posesión, en el último juego tuvieron 39% pero con el motivo de una expulsión. En este encuentro, no me cabe duda que Tigres será quien tenga el balón y a Cruz Azul no le va a incomodar esa situación.

Este partido aún no tiene una alineación definida para Tigres, lo único casi seguro es que André-Pierre Gignac va a regresar a la titularidad después de no tener nada de actividad frente a Toluca como visitante. El partido frente a Cruz Azul debe utilizar extremos sí o sí, esto significa evitar el uso de Enner, Edu y Gignac. Aquino por izquierda y Sosa por derecha para fijar a Flores y Aldrete, aunque puede ser que Damm llegue a ser más útil en esta clase de partidos por las veces que Aldrete sube, tanto para apoyar defensivamente como para explotar el espacio a su espalda.

Una parte importante es ganar el mediocampo, con Carioca y Dueñas + el mediapunta que puede ser Gignac o Vargas, tratar de ganar secuencias de pases entre Salas/Silva y Baca + Mena/Montoya, a partir de quien gane esa zona del campo podrá jugarse con mucha más tranquilidad para quien domine ese sector, puesto que para ambos clubes es fundamental para el desarrollo correcto de su parte ofensiva, en finalización y creación.

Un punto donde Tigres es superior a Cruz Azul, sin ninguna duda, es la banca. Conforme Ricardo Ferretti decida utilizar correctamente sus cambios según la lectura que le vaya dando al partido, será mucho más sencillo poder superar a un Cruz Azul con poca reacción en calidad desde el banquillo.


gw