JAIME GARZA
7 de abril de 2015 / 01:44 p.m.

Serán rivales este miércoles, pero previo a su enfrentamiento en la Copa Libertadores, Tigres y River Plate se unieron y dedicaron un tiempo para convivir y regalar sonrisas en la Fundación Debra, que atiende a pacientes que padecen la enfermedad epidermólisis ampollosa.

Directos y jugadores juveniles del club argentino, además del futbolista de Tigres, José Francisco "Gringo" Torres y la mascota del equipo, acudieron a la Fundación Debra ubicada en el Municipio de Guadalupe, donde conocieron y pudieron compartir su tiempo con pacientes que padecen de esta enfermedad que es un grupo de trastornos hereditarios en los que se forman ampollas en la piel después de una lesión menor y a quienes la padecen se le conoce como "niños mariposa".

El delantero Lucas Boye y el arquero juvenil Augusto Batalla, que en junio pasará al Real Madrid, aprovecharon el momento para regalarles a los pacientes unos artículos firmados como jerseys, shorts y banderines del club.

El club felino no se quedó atrás y en representación del Gringo, entregó varios obsequios como jerseys, peluches de su mascota y las superpaletas de los Tigres con las figuras de Joffre Guerron y Egidio Arévalo.

"Es algo que duele ver a los niños tan jóvenes verlos sufrir por esta enfermedad, por esta causa. Es algo que te duele mucho, pero creo que es bueno tomarnos nuestro tiempo, venir a verlos y sacarles una sonrisa y que se olviden por unos minutos de esa enfermedad y ver a sus ídolos y a los jugadores de River que vinieron también", externó el Gringo Torres.

"A nosotros nos gusta ayudar en todo momento, a veces uno se queja de que nos lastimamos el pie o cualquier cosita nos duele, pero realmente no vemos la realidad que hay enfermedades que son parte de la vida. Es admirable ver cómo luchan día a día y más que nada venir a cooperarles con lo que se pueda", complementó.